23 de abril de 2012

EEUU.- Panetta retira los privilegios de seguridad de los implicados en el escándalo con prostitutas en Colombia

BOGOTA, 23 Abr. (Reuters/EP) -

El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, ha anunciado este lunes que el Pentágono ha suspendido los privilegios de seguridad del personal militar implicado en el escándalo con prostitutas que tuvo lugar durante la visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias (Colombia) los pasados 11 y 12 de abril.

El escándalo se desató después de que una de las prostitutas contratada por un agente estadounidense denunciara que no habían querido pagarle sus servicios y desvelara que más de una veintena de agentes del servicio secreto y militares habían estado con mujeres de alterne en el hotel de la delegación oficial estadounidense.

"Hemos suspendido sus privilegios de seguridad, a la espera de los resultados de esta investigación", ha explicado el jefe del Pentágono, en declaraciones a la prensa que le acompaña en el avión con el que viaja con destino a Colombia.

"Francamente, mi mayor preocupación es el tema de la seguridad y lo que podría haber estado en riesgo por un comportamiento de este tipo", ha afirmado Panetta. El escándalo con la prostitución colombiana, una profesión que está legalizada en el país iberoamericano, tiene como implicados a once militares y doce agentes del servicio secreto estadounidense. En concreto, seis de los militares son del Ejército, dos del Cuerpo de Marines, dos de la Armada y uno de la Fuerza Aérea.

Por el momento, se desconoce cuántos de los militares y agentes envueltos en este escándalo tenían privilegios de seguridad pero ninguno de ellos ha sido formalmente acusado de ningún delito por el Gobierno norteamericano. "Aquellos que tienen privilegios de seguridad, los tienen ahora suspendidos", ha informado el portavoz del Pentágono, George Little.

Tras desvelarse el escándalo, seis agentes han decidido abandonar el servicio secreto estadounidense. La contratación de prostitutas, independientemente del estatus legal que tengan, es una actividad prohibida para el personal militar estadounidense. Los militares implicados podría ser condenados por los tribunales castrenses a penas de hasta un año de prisión y expulsados de las Fuerzas Armadas con deshonor.

El escándalo, que ensombreció la participación de Obama en la Cumbre de las Américas, podría ser el mayor incidente de este tipo con participación de agentes del servicio secreto estadounidense, que son los encargados de velar por la seguridad del mandatario. "Confiamos en que nuestra gente esté donde esté cumpla los mayores estándares de conducta", ha aseverado Panetta.

El jefe del Pentágono ha realizado estas declaraciones antes de aterrizar en una remota base militar en Colombia, desde la que se trasladará a la capital del país, Bogotá, para reunirse con el presidente, Juan Manuel Santos. Panetta informará al mandatario colombiano sobre los resultados de la investigación del escándalo de las prostitutas.

"Obviamente, si me pregunta la gente (en Colombia), les daré información actualizada sobre la investigación. En este momento, aún estoy esperando los resultados" de las indagaciones, ha concluido Panetta.