25 de noviembre de 2014

La Policía de Ferguson usa gas lacrimógeno para dispersar las protestas

WASHINGTON, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Policía de Ferguson ha disparado gas lacrimógeno para dispersar las protestas violentas que se han desatado en el suburbio de St. Louis, donde al menos un coche patrulla ha quedado calcinado, tras el fallo del gran jurado de Misuri, que deja libre sin cargos a Darren Wilson, el agente involucrado en la muerte del joven afroamericano Michael Brown.

   Tras conocerse el fallo, uno grupo de manifestantes ha golpeado un coche de Policía con ladrillos y han tratado de volcarlo. Tras este hecho han comenzado los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y algunos de los asistentes a las protestas, que han llegado a prender fuego a al menos un vehículo policial.

   Aunque en un primer momento la mayoría de los manifestantes se reunieron pacíficamente en las calles de la localidad de Ferguson, la decisión del jurado de no procesar al agente Darren Wilson ha enfurecido a muchos, que han llevado a cabo actos violentos, rompiendo los cristales de algunos negocios cercanos, según ha informado la cadena estadounidense CNN.

   Otro grupo de manifestantes han avanzado hacia el cordón policial formado ante el Departamento de Policía local, lanzando botellas a los agentes y haciendo caso omiso a las críticas de otros participantes en las protestas que, al igual que la familia de Michael Brown, reclaman "evitar la violencia".

   Familiares y amigos de Brown, así como numerosos activistas pro Derechos Humanos, llevaban varios días concentrados frente al gran tribunal a la expectativa del fallo. Si Wilson salía exonerado, habían amenazado con fuertes protestas.

   En este contexto, el gobernador de Misuri, el demócrata Jay Nixon, optó por declarar el estado de emergencia para permitir el despliegue de la Guardia Nacional con el objetivo --según dijo-- de proteger a los ciudadanos al mismo tiempo que el derecho de manifestación.