23 de noviembre de 2011

EEUU.- Los precandidatos republicanos critican la política de Obama con Pakistán

WASHINGTON, 23 Nov. (Reuters/EP) -

Los precandidatos del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos han criticado la política del presidente, Barack Obama, con Pakistán durante el debate celebrado el martes por la noche, en el que han apoyado las sanciones económicas contra el Banco Central iraní anunciadas la víspera.

Newt Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes, ha tomado la delantera desde que varios sondeos le colocan a la cabeza de los precandidatos. Gingrich apoyó una renovación de la política migratoria que podría incluir los contratos de trabajo para inmigrantes similares a los que apoya Obama y que han sido muy criticados por los conservadores con anterioridad.

Este debate, el segundo que versa sobre política exterior en los últimos diez días, ha mostrado las diferencias que existen entre los candidatos sobre las cuestiones de política internacional más importantes, como las leyes antiterroristas, Pakistán y Afganistán.

Los republicanos se pusieron en contra de Pakistán cuestionando si Estados Unidos puede confiar en el país asiático. El gobernador de Texas, Rick Perry, aseguró que las ayudas de Washington a Islamabad no han tenido ningún efecto porque no ha hecho lo suficiente por acabar con Al Qaeda.

"Dar cheques a los países que no representan claramente los intereses de Estados Unidos no tiene sentido", declaró Perry. La diputada Michele Bachmann, miembro de la Comisión de Inteligencia del Congreso, calificó a Perry de "simplista" y declaró que Estados Unidos debería exigir más a Pakistán.

La parlamentaria definió a Pakistán como "una nación que miente, que hace todo lo que puedas imaginar de forma errónea y al mismo tiempo comparten datos de Inteligencia con nosotros en lo que se refiere a Al Qaeda".

El exgobernador de Massachusetts Mitt Romney aseguró que la ayuda de Estados Unidos a Pakistán pueda permitirla "entrar en el siglo XXI".

Sobre Irán, Perry y Gingrich apoyaron las sanciones contra el Banco Central iraní como forma de parar su programa nuclear.

Gingrich adelanta por un estrecho margen a Romney, que tiene un gran apoyo en todas las encuestas publicadas a lo largo del año, pero que no cuenta con el respaldo de muchos republicanos. En las últimas semanas, la campaña de Gingrich ha conseguido un impulso gracias en parte a las acusaciones de violación de varias mujeres contra el empresario Herman Cain y los fallos de Perry en los debates.

FORTALECER LA SEGURIDAD

Los precandidatos estuvieron de acuerdo en el fortalecimiento de la seguridad nacional y las leyes antiterroristas, aunque algunos advirtieron sobre las amenazas que supone para los derechos civiles este tipo de normas.

Gingrich señaló que las autoridades deben utilizar "cada herramienta que pueda usar" para luchar contra el terrorismo y fortalecer la Ley Patriótica, la norma aprobada tras los atentados del 11 de septiembre que aumentó los competencias de la Policía en su lucha contra el terrorismo.

El congresista Ron Paul criticó que esta norma disminuye las libertades personales. "Seré muy cuidadoso a la hora de proteger el estado de Derecho", señaló.

El exsenador Rick Santorum explicó que apoyará el uso de imágenes para realizar controles más duros contra los musulmanes porque son "los tipos que tienen más posibilidades de cometer estos crímenes".

Cain no fue tan lejos, pero defendió la "indentificación por escrito" de pasajeros. El candidato aseguró que el uso de imágenes supone "simplificar" la cuestión.

Los ocho precandidatos republicanos participaron en el undécimo debate de los republicanos para elegir al candidato presidencial que se enfrentará a Obama en 2012, el primero que se celebra en Washington entre candidatos desde el de Richard Nixon y John Kennedy en 1960.