24 de julio de 2015

Reclaman al Departamento de Estado que investigue a Clinton por su uso del correo electrónico privado

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Dos inspectores generales del Gobierno estadounidense han reclamado al Departamento de Justicia que abra una investigación criminal sobre el posible mal uso de información sensible por parte de Hillary Clinton a través de su cuenta de correo privada cuando era secretaria de Estado.

   La petición ha sido formulada a raíz del memorándum del 29 de junio entregado por estos inspectores al Departamento de Estado, en el que aseguraron que la cuenta privada de Clinton contenían "cientos de correos potencialmente clasificados".

   Por el momento no está claro si esta información fue designada como clasificada por el Departamento de Estado cuando Clinton la envió o la recibió, según ha informado el diario estadounidense 'The New York Yimes'.

   El Departamento de Estado está revisando 55.000 páginas de correos electrónicos, 3.000 de los cuales fueron hechas públicas el 30 de junio. La totalidad de los documentos será publicada en enero de 2016.

   Clinton, favorita para la candidatura del partido Demócrata a las elecciones presidenciales de 2016, ha sido criticada por haber usado para su correspondencia laboral durante su época como secretaria de Estado una dirección privada de correo electrónico conectada al ordenador de su casa.

   Bajo la ley federal, cartas y correos electrónicos escritos o recibidos por funcionarios federales, como es el caso de la secretaria de Estado, se consideran "registros públicos" y deben ser retenidos para que los comités del Congreso, historiadores y miembros de los medios de comunicación puedan acceder a ellos, aunque hay excepciones a la ley para ciertos materiales clasificados y sensibles.

   La existencia de esta cuenta de correo electrónico personal de Clinton fue descubierta gracias a una investigación de un comité de la Cámara de Representantes, que buscaba información sobre el ataque contra el consulado estadounidense en Bengazhi (Libia) --que se saldó con cuatro norteamericanos muertos, incluido el embajador-- a través de la correspondencia de Clinton y sus ayudantes sobre el suceso.

   El pasado mes de mayo, el Departamento de Estado difundió 296 correos electrónicos, en los que Clinton muestra preocupación por su imagen tras el ataque a Benghazi, pero que no parecen demostrar que su gestión provocase un debilitamiento de la seguridad en el complejo diplomático.