30 de julio de 2014

Podrían desclasificar un informe sobre técnicas de tortura de la CIA

Podrían desclasificar un informe sobre técnicas de tortura de la CIA
REUTERS/POOL NEW

WASHINGTON, 30 Jul. (Reuters/EP) -  

   La Casa Blanca podría desclasificar en los próximos días un informe elaborado por la Comisión de Inteligencia del Senado de Estados Unidos acerca de las técnicas de tortura utilizadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) durante sus interrogatorios, según han informado varios funcionarios familiarizados con este asunto.

   El citado informe, del que se podría conocer un resumen de unas 600 páginas, sigue siendo altamente clasificado y concluye que hay muy pocas evidencias de que las llamadas las llamadas "técnicas mejoradas de interrogatorio" --autorizadas en 2002 y aplicadas en las cárceles de Guantánamo y Abu Ghraib-- ayudaran a conseguir avances en la lucha antiterrorista.

   Durante las últimas dos semanas, los exdirectores y altos cargos de la CIA han sido invitados por el equipo del presidente, Barack Obama, para revisar esta versión aún secreta del sumario de 600 páginas del Comité de Inteligencia del Senado --del total de 6.300 de las que constaría el informe completo--, en la Oficina del Director de Inteligencia Nacional.

   En el texto se acusa a la CIA de ocultar detalles acerca de la gravedad de sus métodos, exagerar la importancia de la información aportada por los presos y asegurar --falsamente-- que los detenidos se habían rendido antes de que fueran sometidos a duras torturas. Unos hechos que habrían tenido lugar durante el mandato de George W. Bush.

   La CIA ha justificado este programa en varias ocasiones, ante el Departamento de Justicia y ante el Congreso de los Estados Unidos, como una manera de conseguir una serie de informaciones que, de otra forma, serían "inalcanzables" y gracias a ello "desbaratar complots terroristas y salvar miles de vidas". "¿Era eso realmente cierto? La respuesta es no", afirma uno de los funcionarios que participan en la elaboración de este controvertido informe.

   Varios funcionarios han advertido de que es probable que el informe completo y la documentación no se llegue a hacer público. En este sentido, algunos senadores demócratas habrían sugerido que en el caso de que el gobierno haya censurado demasiado el resumen del informe buscarían que el Senado aplicase sanción para liberar su contenido

EL CASO DE ESPIONAJE

   Todo este asunto se ha visto envuelto de otra polémica relacionado con un supuesto caso de espionaje por parte de agentes de la CIA a los miembros del Senado que realizaban este informe sobre el uso de la tortura durante los interrogatorios a presuntos terroristas. De hecho, el organismo de control interno de la Agencia de Inteligencia inició una investigación a principios de marzo.

   El diario 'The New York Times' señalaba que el inspector general de la CIA, David B. Buckley, había autorizado la investigación después de que miembros del Congreso se quejaran de que los oficiales de la agencia habían accedido indebidamente a su trabajo, un hecho que habría sido confirmado por la agencia Reuters.

   La CIA puso ordenadores a disposición de los investigadores de la comisión, en las propias instalaciones de la agencia, para que consultasen sus bases de datos. Sin embargo, agentes de la CIA podrían haber tenido acceso a las redes informáticas que estaban usando los senadores.

   Uno de los legisladores ha llegado a denunciar públicamente que los líderes de la CIA engañaron al Comité de Inteligencia para acceder a algunas de las conclusiones de la investigación que estaban llevando a cabo, que se fundamentaba en documentos a los que accedieron desde una sala de investigación de alta seguridad de las instalaciones de la CIA.

   La Agencia de Inteligencia, por su parte, acusa a los miembros de la comisión del Senado de acceder a documentos clasificados sin contar con las autorizaciones necesarias para ello. El director de la CIA, John Brennan, llegó a decir que estaba "profundamente consternado de que algunos miembros del Senado hayan decidido hacer acusaciones falsas sobre las acciones de la CIA".