30 de diciembre de 2010

EEUU retira la visa al embajador de Venezuela en Washington

WASHINGTON, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha revocado la visa al embajador de Venezuela en Washington, Bernardo Álvarez, según ha informado el viceministro de Exteriores venezolano para Asia, Medio Oriente y Oceanía, Temir Porras. Esta decisión suspenderá temporalmente las relaciones diplomáticas bilaterales, ya que el nombramiento de Larry Palmer como embajador estadounidense en Caracas ha sido rechazado insistentemente por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

"Confirmo: Estados Unidos revocó la visa del embajador Bernardo Álvarez", escribió Porras en su cuenta de Twitter haciendo así referencia al anuncio realizado previamente por la abogada Eva Golinger, quien adelantó la noticia a través de esta misma red social.

El anuncio se produce horas después de que el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Mark Toner, calificara de "interés nacional" las relaciones diplomáticas con Venezuela, más aún cuando "hay tensiones y hay áreas de desacuerdo entre ambos países". No obstante, rehusó especificar qué medidas adoptaría la Casa Blanca ante el reiterado rechazo de Chávez a admitir a Palmer como embajador.

En opinión de Golinger --una prestigiosa jurista internacional, abanderada de la Revolución Bolivariana-- las palabras de Toner demuestran que la retirada de la visa al legado en Washington "es una venganza de Estados Unidos por la decisión sobre Palmer". "Hipocresía y cinismo: mientras el portavoz habla de la importancia de la relación con Venezuela, Estados Unidos expulsa al embajador", señaló.

La revocación del visado implica que Álvarez deberá abandonar el país norteamericano, después de siete años como embajador. Mientras, la llegada de Palmer a Caracas continúa en el aire desde que fue designado para el cargo, ya que Chávez se niega a admitirle después de que el pasado mes de agosto denunciara ante el Congreso norteamericano la supuesta "baja moral" de las Fuerzas Armadas venezolanas.

Las palabras de Palmer fueron consideradas por el mandatario como "un serio precedente de injerencia e intervencionismo para alguien que ni siquiera ha pisado el territorio venezolano", algo que ha reiterado recientemente, durante el acto anual de salutación al Ejército.

"Le hemos negado el beneplácito a ese aspirante a embajador, ahora nos amenaza el Gobierno de los Estados Unidos con que ellos van a tomar represalias. Bueno, ellos harán lo que les de la gana, pero ese señor aquí no viene de embajador, para que venga aquí alguien de embajador tiene que respetar, este es un país que tiene que respetarse" advirtió el martes.

Por su parte, Washington se mantiene "firme" en la designación de Palmer como embajador, según manifestó el pasado 20 de diciembre la encargada de negocios estadounidense en Caracas, Darnall Steuart, en la lectura de un comunicado enviado por el presidente norteamericano, Barack Obama, a su homólogo venezolano.

Así las cosas, tras la salida de Álvarez de Washington, las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Venezuela quedarán suspendidas temporalmente hasta que se resuelva el litigio sobre Palmer, aunque tanto la Casa Blanca como el Palacio de Miraflores han subrayado sus posturas en esta cuestión.