7 de agosto de 2009

EEUU revisará sistema detención civil de inmigrantes

Por Tim Gaynor

TUCSON, EEUU (Reuters/EP) - El Gobierno estadounidense dijo el jueves que creará un nuevo sistema de detención para inmigrantes que enfrentan la deportación, tomando el control de instalaciones criticadas por su trato hacia los detenidos.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por su sigla en inglés), dijo que está creando una oficina de políticas y planificación de detención para diseñar un nuevo sistema civil de detenciones para el creciente número de inmigrantes privados de su libertad.

Cerca de 32.000 inmigrantes son mantenidos en aproximadamente 350 prisiones locales y privadas, las cuales han sido criticadas por entregar atención médica deficiente y descuidos.

"Mi meta dentro de los próximos tres a cinco años (será que) detendremos a las personas bajo nuestra custodia en instalaciones... localizadas y operadas específicamente para propósitos de inmigración", expresó el secretario adjunto del ICE, John Morton.

ICE precisó que la nueva oficina reevaluará la totalidad del sistema de detención con áreas centrales claves que incluyen asistencia médica y alternativas a la detención.

"Durante los últimos cinco años ICE ha experimentado un considerable crecimiento en detenciones de inmigración. Este crecimiento ha presentado crecientes desafíos a un sistema que no fue diseñado esencialmente para responder a las necesidades de detención específicas del ICE", comentó Morton.

Las reformas sobre inmigración han sido un tema polémico dentro de las políticas estadounidenses.

La revisión de ICE incluiría reconsiderar contratos del Gobierno estadounidense con prisiones locales y privadas y la asignación de encargados federales de detención para controlar y "asegurar las condiciones apropiadas" en las 23 instalaciones que en su totalidad albergan a más del 40 por ciento de los detenidos.

"ICE tiene la responsabilidad de hacer respetar las leyes de inmigración y aduanas de nuestro país, pero nosotros también tenemos la responsabilidad de garantizar seguridad y el bienestar de los individuos bajo nuestra custodia y yo estoy comprometido a ambas de estas tremendas responsabilidades", dijo Morton a la prensa.

Mientras ICE continúa emprendiendo la revisión, Morton señaló que dejaría de enviar familias al Centro Residencial T. Don Hutto, una antigua prisión estatal en Austin, Texas, que era el blanco de una demanda de la Unión Americana de Libertades Civiles y que ha sido criticada por dejar a niños tras alambres de púas.

"En vez de albergar a familias, propondremos que la instalación de Texas sea utilizada solamente como un centro de detención femenina", comentó Morton.

DEMOCRATAS DAN BIENVENIDA A CAMBIOS

El presidente Barack Obama busca actualmente el respaldo de legisladores demócratas y republicanos para actualizar el sistema de inmigración en Estados Unidos.

El apoya la idea de ofrecer a los inmigrantes ilegales que cumplan ciertas condiciones la oportunidad de pagar una multa y convertirse en ciudadanos, al mismo tiempo que se persiga a los empleadores por contratar a indocumentados y se vuelva más rigurosa la seguridad en la frontera con México.

La medida para reformar el sistema de detención de inmigrantes -en el que más de 90 detenidos han muerto desde el 2004- fue bienvenida por los demócratas del Congreso de Estados Unidos, donde son mayoría.

"El Gobierno de Obama está dando un paso al frente para mejorar lo que ha sido condiciones de custodia vergonzosas -y muy frecuentemente fatales- en detención de inmigrantes", dijo el senador Patrick Leahy, un demócrata de Vermont, en un comunicado.

Leahy agregó que cualquier nuevo recinto que el ICE proponga construir debería estar ubicado en zonas en las que los detenidos puedan acceder a consejo legal y representación gratuito.

La representante Lucille Roybal-Allard, una demócrata de California, dio la bienvenida a la designación de directores federales y a la creación de juntas de asesores para proponer cambios a la política de detención.

"Estos (...) cambios ayudarán a garantizar que nuestras autoridades de inmigración yo no ignorarán los derechos básicos de los hombres, mujeres y niños bajo su custodia", dijo Roybal-Allard.

Ellos "son un punto de partida -no la meta- de la reforma a la detención", agregó.