30 de agosto de 2015

Egipto rechaza la "injerencia inaceptable" por las críticas a la condena contra tres periodistas

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno egipcio ha rechazado la "injerencia inaceptable" que suponen las críticas de distintos países y organizaciones de defensa de los Derechos Humanos a la condena a pena de cárcel dictada este sábado contra tres periodistas de la cadena panárabe Al Yazira.

El Cairo considera que estas críticas tienen "motivos políticos", según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio recogido por el periódico estatal 'Al Ahram' en su edición digital.

Un tribunal cairota sentenció el sábado a seis personas, incluidos tres periodistas de Al Yazira, a tres años de prisión. Los periodistas han sido condenados por trabajar sin licencia y por emitir material perjudicial para Egipto.

Un portavoz del Ministerio de Exteriores, Ahmed Abu Zeid, ha asegurado que Egipto es un Estado de derecho en el que se respeta la ley y cuya Constitución ampara derechos y libertades. "Dicen falsamente que estas sentencias son contra la libertad de la prensa, pero hay miles de periodistas egipcios y no egipcios trabajando en Egipto en total libertad", ha argumentado. Abu Zeid ha destacado además que quienes critican "tienen mucho por lo que ser criticados".

CONVOCADO EL EMBAJADOR BRITÁNICO

Además, el Gobierno egipcio ha convocado al embajador británico en el país, John Casson, por sus críticas a esta sentencia, ya que dijo estar conmocionado y preocupado por esta condena, informa la agencia de noticias Reuters.

"Reino Unido apoya activamente la estabilidad en Egipto, pero la cuestión es hoy si será una estabilidad frágil y provisional basada en la suspensión de las libertades de los medios de comunicación, (la libertad) de expresión y la privación de los derechos individuales previstos en la Constitución egipcia", ha argumentado Casson a través de su página de Facebook.

El Ministerio de Exteriores egipcio ha expresado su "contundente rechazo" a las palabras de Casson y ha denunciado igualmente la "injerencia inaceptable" que supone para el sistema judicial egipcio.