11 de junio de 2009

Ejército devela red de policías narcos en rica ciudad mexicana

Por Robin Emmott

MONTERREY, México (Reuters/EP) - Tropas del Ejército están atacando una red de corrupción de policías supuestamente trabajando para el narcotráfico en la norteña ciudad de Monterrey, el principal polo industrial de México que antaño era un símbolo de orden y estabilidad.

Los militares han detenido más de 80 policías dentro y en los alrededores de la ciudad este mes, luego de hallar listas de oficiales supuestamente pagados por el poderoso cártel del Golfo, del narcotráfico, y su brazo armado, los Zetas.

La tensión por estos operativos militares, realizados en conjunto con policías federales, llegó a su punto máximo el lunes cuando los policías locales, supuestamente por orden de los narcotraficantes, enfrentaron en las calles a sus perseguidores a punta de rifle en medio del intenso tráfico de la ciudad.

Con grandes centros comerciales al estilo estadounidense, cuidados parques y una cultura de trasladarse en automóvil, la ciudad se consideraba a sí misma apartada del resto de México, donde la corrupción y la pobreza son comunes.

Ahora, la inestabilidad y violencia del narcotráfico alcanzó a una ciudad que es sede de algunas de las mayores empresas del país como la cementera Cemex, la tercera del mundo, pero también de extranjeras como el fabricante de computadoras chino Lenovo

"Monterrey está enfrentando una gravísima crisis de seguridad y está perdiendo su ventaja competitiva", dijo el empresario textil Gilberto Marcos, que además es un activista anticrimen.

"Antes era ultra seguridad y ahora están extorsionando a muchos negocios, tanto sea una cadena de restaurantes, una empresa de transporte, (de) ganadería", agregó.

Los asesinatos relacionados con el narcotráfico comenzaron a aumentar en la ciudad desde el 2006 debido a una pugna entre el cártel del Golfo y grupos del cártel de los hermanos Beltrán Leyva, ex aliados y ahora enemigos de Joaquín "el Chapo" Guzmán, el capo narco más buscado del país.

Los enfrentamientos entre los cárteles entre sí por las rutas de tráfico de drogas hacia Estados Unidos y con fuerzas de seguridad han dejado cerca de 2,500 muertos en todo el país en lo que va del año y 6,300 el año pasado.

La inestabilidad y el daño a la economía de Monterrey representa una nueva amenaza para el presidente Felipe Calderón, al tiempo que intenta sacar al país de su peor recesión económica desde mediados de la década de 1990.

El secretario de Seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci, dijo que la policía estatal y el Ejército han logrado reducir la violencia en un 40 por ciento este año, y que los 50 asesinatos relacionados con el narco en Monterrey no se comparan con los 1,600 registrados en Ciudad Juárez.

Pero el crimen está creciendo conforme los cárteles compran los servicios de las policías municipales. Se sospecha que más del 60 por ciento de la policía de Monterrey, hace una década considerada como la más profesional del país, trabaja para el narcotráfico, según autoridades estatales y algunos policías arrestados.

VIOLENCIA, EXTORSION

Los secuestros -algo de lo que no se escuchaba en la ciudad hace algunos años- a menudo son ejecutados por policías.

En febrero, cientos de residentes de Monterrey bloquearon calles como protesta contra las operaciones del Ejército en la ciudad, en una manifestación que según las autoridades estuvo financiada por los cárteles.

Fernando Elizondo, un ex gobernador quien participa en la contienda por la oficina nuevamente en las elecciones de julio, dijo que las empresa de Nuevo León se ven obligadas a pagar en promedio 120,000 pesos (9,000 dólares) mensuales por protección a los cárteles o en equipos privados de seguridad para evitar robos y secuestros.

"Demuestra la impunidad y el poderoso alcance de estas bandas", dijo el ex embajador de Estados Unidos en México Jeffrey Davidow

Un diplomático europeo en Monterrey dijo que los inversionistas extranjeros aún ven un enorme potencial en la ciudad y quieren invertir.

"Saben que ellos no son el blanco (de la disputa)", dijo el diplomático.