18 de junio de 2009

ElBaradei, Israel discuten por investigación sobre planta siria

Por Mark Heinrich

VIENA (Reuters/EP) - Israel acusó el jueves al jefe de la agencia nuclear de la ONU de parcialidad política en su investigación sobre las acusaciones de un emplazamiento atómico secreto en Siria, pero Mohamed ElBaradei respondió que la posición del Estado judío es "totalmente distorsionada".

La Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés) ha buscado clarificar los reportes de la inteligencia estadounidense que indican que Siria había casi finalizado un reactor de diseño norcoreano que podría haber producido plutonio para bombas atómicas.

El sitio fue destruido en el 2007 por un bombardeo israelí.

El jefe de la IAEA, ElBaradei, reprendió a Siria por ocultar documentación y negar el acceso necesario para que los inspectores pudieran llegar a conclusiones.

Pero también criticó a Israel por no alertar a la IAEA antes de destruir el emplazamiento, porque la devastación hace casi imposible establecer si hubo o no un sitio nuclear.

Las tensiones llegaron a un punto más alto cuando en una reunión de directores de la IAEA el enviado israelí acusó a ElBaradei de realizar exigencias "redundantes" y mostrar parcialidad en los repetidos llamados para que Israel presente más evidencias.

El enviado precisó que el Estado judío ha respondido a la única pregunta relevante formulada por la IAEA, al asegurar que los restos de uranio encontrados en el sitio bombardeado no provinieron de las municiones israelíes que lo impactaron.

"Por tanto, el repetido llamado del director general a Israel para que coopere con la investigación es redundante", precisó el embajador Israel Michaeli a la directiva del organismo de 35 naciones.

POSTURA "DISTORSIONADA"

"Si (ElBaradei) hubiese querido mayor información de Israel, no se hubiese negado a reunirse con funcionarios israelíes y (se habría) abstenido de arremeter públicamente contra Israel", agregó.

Además, Michaeli le solicitó a ElBaradei que evite la parcialidad política en el caso del emplazamiento sirio y expresó que el director no ha usado "todas las medidas en su capacidad" para que Siria se abra a la investigación.

Michaeli se refería a las coactivas "inspecciones especiales" de la IAEA. Funcionarios del organismo explicaron a Reuters que serían prematuras y contraproducentes en el caso de Siria. Muy pocas veces la IAEA realiza inspecciones especiales.

ElBaradei, apartándose de su natural reserva diplomática en público, dijo que la postura de Michaeli es "totalmente distorsionada" y que el fracaso de Israel para dar más detalles sobre lo que sabe de Siria es "casi un insulto a nuestro proceso de investigación".

Mirando directamente al embajador, ElBaradei le dijo que el ataque aéreo israelí evitó que la IAEA pudiese realizar su mandato para verificar la sospecha de proliferación nuclear en Estados miembros.

"Usted dice que nos abstenemos de utilizar herramientas. Israel ni siquiera es un miembro del régimen (de no proliferación) para decirnos qué hacer. Agradeceríamos que deje de sermonearnos sobre cómo podemos realizar nuestro trabajo", dijo ElBaradei.

"Estamos utilizando todas las herramientas a nuestra disposición", precisó.