13 de diciembre de 2015

La embajadora venezolana ante la UE agradece a Hugo Chávez el Acuerdo de París

La embajadora venezolana ante la UE agradece a Hugo Chávez el Acuerdo de París
YOUTUBE: MNN NYC

PARÍS, 13 Dic. (Reuters/EP) -

   La embajadora venezolana ante la Unión Europea y principal negociadora del país en cuestiones climáticas, Claudia Salerno, tiene previsto visitar la tumba del presidente socialista Hugo Chávez para honrarle como al ignorado arquitecto del acuerdo alcanzado este sábado en París para reducir el calentamiento global.

   "Él tenía razón. Estamos aquí por él", ha asegurado Salerno a la agencia de noticias Reuters. Salerno, una de las negociadoras más combativas y con más experiencia en las conversaciones de la ONU, ha asegurado que la oposición a Chávez que ayudó a bloquear una cumbre en 2009 sobre calentamiento global en Copenhague fue un estímulo para que las naciones volvieran a negociar un mejor acuerdo este año.

   Chávez, que murió de cáncer en 2013, estaba entre un pequeño grupo de líderes --la mayoría latinoamericanos de izquierdas-- que aseguraba que el acuerdo climático de Copenhague no exigía suficiente reducción de emisión de gases de efecto invernadero a los países desarrollados.

   La embajadora ha indicado que "muy probablemente" visitará la tumba del comandante, a quien le llevará un ejemplar del texto que obliga a los países ricos a trabajar más para ayudar a los países más pobres a mejorar su adaptación a las consecuencias del cambio climático, tales como olas de calor, sequías, inundaciones y crecientes mareas.

   El ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, le dio a Salerno la responsabilidad de escribir el preámbulo del acuerdo de París, que incluye menciones a la igualdad de género, los Derechos Humanos, los derechos de los indígenas y la necesidad de proteger a la Madre Tierra.

   El pasado mes de octubre, Salerno inquietó a muchos en las charlas en Alemania preparatorias para la cumbre final, donde fue la más crítica. "Ya he visto esta película (...) y espero que no vaya a ser una muy, muy mala segunda Copenhague".

   A principios de esta semana, Salerno ya era más optimista sobre el resultado final del acuerdo. "Por primera vez tenemos la sensación de que finalmente nuestra paranoia ha desaparecido", aseguró entonces. La venezolana bromeó afirmando que quien más presión ha ejercido para llegar a un acuerdo ha sido su familia. "Mis hijos me están preguntando todos los días si llegamos a un acuerdo. Eso es aún más presión que la que tengo de mi propio Gobierno", ha añadido.