8 de diciembre de 2007

España/Cuba.- Galicia afianza su huella en Cuba con versos de Rosalía en una de las plazas más emblemáticas de La Habana

Touriño recuerda que la capital caribeña "vio nacer" los símbolos de la comunidad, el himno y la bandera

LA HABANA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

Poesía de Rosalía de Castro y un cruceiro a menos de 50 metros en una de las zonas más emblemáticas del barrio de La Habana Vieja contribuyen a consolidar la huella de la comunidad en la capital caribeña, en la que el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, aprovechó para descubrir una placa con la estrofa por definición de la escritora de Padrón en la Plaza de San Francisco.

En la apertura de su viaje de dos días a Cuba, Touriño intercaló las citas de carácter institucional, entre las que figuró la que mantuvo con el vicepresidente de la república, José Ramón 'Gallego' Fernández, y con dirigentes económicos, con una visita al corazón de La Habana en la que tuvo como guía de excepción al galardonado historiador Eugenio Leal, autor de algunos de los proyectos de rehabilitación más importantes de la ciudad.

Touriño y la comitiva que lo acompaña en la isla, compuesta por responsables institucionales como la presidenta del Parlamento, Dolores Villarino, representantes de los tres grupos y del ámbito económico, recorrieron algunos de los edificios más representativos de la capital y participaron en el descubrimiento de una placa de granito gallego en el mítico Café del Oriente en la que se podía leer la primera estrofa del poema 'Adiós ríos, adiós fontes' de Rosalía y un recuerdo de su paso en este 7 de diciembre de 2007.

Además, el mandatario y el resto de miembros de la expedición se acercaron posteriormente hasta un cruceiro cercano, en el que niñas de la colectividad gallega esperaban al grupo ataviadas con el traje típico de la comunidad y participaron en la ofrenda floral que encabezó Touriño junto a su esposa, Ester Cid, quien se sumó a los altos cargos de la Xunta y a los representantes parlamentarios a la tradicional foto de familia. NACIMIENTO DE LOS SÍMBOLOS.

En este sentido, en su intervención, el mandatario autonómico recordó que La Habana "vio nacer" al himno gallego y a su bandera y añadió que "ha contribuido a las mejores y mayores figuras del Rexurdimento", entre las que se refirió a Rosalía, Curros o la propia Concepción Arenal.

Además, aprovechó para expresar su "agradecimiento a una ciudad que acogió a miles de gallegos, que los hizo suyos y que hoy se renueva, se transforma y se pone al día", al tiempo que expresó su reconocimiento "en nombre de la humanidad" por las acciones promovidas en materia de patrimonio por "ser capaz de devolver a todos tanta hermosura". "AMARGA NECESIDAD".

Por su parte, el historiador Eugenio Leal valoró la presencia de "este pedazo de granito de Galicia en La Habana" y recordó a los "miles que vinieron en la pobreza, sin olvidar nunca su tierra" y para quienes "la emigración, más que un deseo, era amarga necesidad", si bien "en el suelo de Cuba encontraron algo de su alma propia".

Así, consideró para "enorgullecerse" la vinculación entre la colectividad gallega, que "cantaba su morriña en las esquinas, y "la familia cubana" y recordó que esta colonia "nunca excluyó a los cubanos de sus centros". En este sentido, aprovechó para "hacer suyo el grito de Rosalía" y dijo sentir el "corazón latente de Galicia, que es inmortal". "Son los sentimientos profundos de hermandad que los hijos de la emigración, más que los acorazados conquistadores, queremos hacer llegar", concluyó.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)