4 de marzo de 2007

España.- Defensa estudia elevar al 9% el límite de extranjeros en las FF.AA. y permitir su acceso a todas las unidades

Se abriría la posibilidad de que 7.650 iberoamericanos llegaran a engrosar las filas de los Ejércitos y la Armada

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Defensa está estudiando la posibilidad de aumentar del siete al nueve por ciento el límite máximo de extranjeros iberoamericanos que pueden ingresar en las Fuerzas Armadas españolas como militares profesionales, así como permitir su acceso a todas las unidades de la Armada y los Ejércitos de Tierra y del Aire, según confirmaron a Europa Press fuentes del Departamento que dirige José Antonio Alonso.

Las fuentes consultadas indicaron que Defensa está planteandose situar el citado cupo en un porcentaje del nueve por ciento del total de soldados y marineros profesionales de cara a los próximos años --actualmente el límite se fija por periodos de tres años--. El objetivo sería adaptar de ese modo las Fuerzas Armadas a la sociedad española actual, que paulatinamente tiene mayor población de origen extranjero.

El porcentaje de extranjeros iberoamericanos se sitúa en la actualidad en el entorno del cinco por ciento del total de los soldados y marineros profesionales, con más de 4.000 efectivos en los Ejércitos y la Armada. En caso de fijarse en el 9 por ciento el límiete, se abriría la posibilidad de que 7.650 iberoamericanos llegaran a engrosar las filas de los Ejércitos y la Armada, que tienen autorizado un máximo de 85.000 efectivos de Tropa y Marinería en 2007.

El Departamento también sopesa otra posibilidad, basada en fijar de manera permanente el 'techo' de extranjeros en un porcentaje del diez por ciento, que se mantendría sin modificación a corto y largo plazo. De este modo, los Ejércitos y la Armada estarían en consonancia con la sociedad y con la implantación de la inmigración pero no continuarían aumentando el número de inmigrantes si la tendencia en la población españolas siguiera aumentando.

El Ministerio se plantea acabar con las restricciones de incorporación de extranjeros iberoamericanos al Ejército del Aire y la Armada. Mientras el Ejército de Tierra permite el acceso a todas sus unidades, la Fuerza Aérea y la Marina lo mantienen restringido, por lo que Defensa se plantea eliminar esas restricciones, lo que, en todo caso, dejaría al criterio de cada Ejército en qué unidades saca plazas a las que puedan concurrir nacionales y extranjeros.

Las fuentes consultadas señalaron que el porcentaje de extranjeros iberoamericanos se sitúan en la actualidad en el entorno del cinco por ciento del total de los soldados y marineros profesionales, con más de 4.000 efectivos en los Ejércitos y la Armada.

La incorporación de extranjeros procedentes de determinados países iberoamericanos con vínculos con España y Guinea Ecuatorial fue aprobada por el anterior Gobierno mediante un real decreto ratificado en noviembre de 2002, tras haber la aprobación de una ley para permitir el acceso de estos ciudadanos a los Ejércitos y la Armada como militares profesionales.

Ese primer decreto fijó como límite de extranjeros para los próximos tres años el 2 por ciento del total de soldados y marineros profesionales. La medida estableció que los ciudadanos autorizados a incorporarse a las Fuerzas Armadas españoles serán los originarios de Bolivia, Costa Rica, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guinea Ecuatorial, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y Guinea Ecuatorial.

Posteriormente, el Gobierno socialista modificó el reglamento de acceso, mediante otro decreto ratificado en diciembre de 2004 y por el que el cupo máximo quedó fijado en el 7 por ciento del total de efectivos de Tropa y Marinería profesional.

Tras la última revisión realizada por el entonces ministro de Defensa, José Bono, el reglamento está pendiente de ser actualizado por el Gobierno, ahora con José Antonio Alonso al frente de la cartera.