España felicita a Michelle Bachelet y le ofrece apoyo en su tarea como Alta Comisionada para los Derechos Humanos

España felicita a Michelle Bachelet y le ofrece apoyo en su tarea como Alta Comisionada para los Derechos Humanos
13 de agosto de 2018 PSOE - ARCHIVO

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español ha felicitado a la expresidenta chilena Michelle Bachelet por su nombramiento como Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y ha subrayado que apoyará los esfuerzos de su Oficina para "mejorar su efectividad".

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha destacado la "dilatada experiencia" de Bachelet y su "acreditado compromiso con los derechos humanos", porque "representan un valioso activo para el eficaz funcionamiento de la organización y su papel clave en la mejora de la situación de los derechos humanos en el mundo".

El departamento que dirige Josep Borrell también ha expresado su reconocimiento a la labor del hasta ahora Alto Comisionado, Zeid al-Hussein, que "ha tenido que afrontar complejos retos en materia de derechos humanos".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya se pronunció la semana pasada sobre el nombramiento, destacando que es una "estupenda noticia" que una "mujer progresista y feminista" que conoce bien la ONU haya sido designada para el puesto. Con un mensaje en su cuenta de Twitter, Sánchez deseó "muchos éxitos" a Bachelet y se mostró convencido de que hará un "estupendo trabajo".

Por su parte, Exteriores ha remarcado que España es "firme defensora de preservar la integridad y credibilidad del Consejo de Derechos Humanos" y que apoya la labor de la Oficina de la Alta Comisionada desde el convencimiento de que "el sistema universal de promoción y protección de los derechos humanos basado en el diálogo y cooperación entre los Estados permite avanzar en la garantía del ejercicio pleno de estos derechos".

Así, recuerda que como miembro del Consejo de Derechos Humanos en el trienio 2018-2020, el Gobierno español pretende impulsar los ámbitos y prioridades en los que su experiencia puede aportar valor añadido como la lucha contra la pena de muerte o la promoción de los derechos de las personas con discapacidad.

También la lucha contra la discriminación y el logro de una igualdad de oportunidades real y efectiva, incluyendo la promoción de los derechos de mujeres y niñas; la defensa y promoción de los derechos económicos, sociales y culturales, como el derecho al agua potable y al saneamiento, la promoción de la Democracia y el Estado de Derecho o la lucha contra el racismo, la xenofobia y los delitos de odio.