11 de enero de 2008

España.- El Gobierno aboga por "poner fin" al "limbo jurídico" del centro de detención de Guantánamo

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno aboga por "poner fin" a la situación de "limbo jurídico" en la que se encuentra el centro de detención de Estados Unidos en Guantánamo (Cuba) ya que, a su juicio, la lucha contra el terrorismo "sólo puede resultar eficaz y legítima desde el más absoluto y escrupuloso respeto por los derechos humanos".

Así se manifestó en respuesta escrita a una pregunta parlamentaria del diputado del BNG, Francisco Rodríguez, del Grupo Mixto, a la que ha tenido acceso Europa Press. En la iniciativa el diputado cuestionaba al Ejecutivo sobre si "comparte la necesidad de pedir" a la Administración estadounidense el cierre de Guantánamo por la "vulneración constante de los derechos elementales de los presos allí recluidos".

Asimismo, Rodríguez preguntaba, entre otras cosas, si el Gobierno ha mantenido alguna comunicación con autoridades norteamericanas sobre el "traslado clandestino de presos en aviones que han sobrevolado y aterrizado en aeropuertos españoles" y si les ha pedido "explicaciones sobre sus ilegales prácticas de detención y traslado de presuntos terroristas".

En su respuesta, el Ejecutivo afirma mantener con las autoridades norteamericanas un "diálogo permanente sobre todas las cuestiones que afectan a la relación bilateral y también sobre cuestiones de actualidad e interés internacional".

Recuerda por otro lado que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, compareció en el Congreso el 24 de noviembre de 2005 para presentar "toda la información disponible sobre las escalas en los aeropuertos españoles de aviones supuestamente fletados" por la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Añade, además, que ha "manifestado su compromiso de controlar este tipo de escalas" y que ha expresado ante el Gobierno estadounidense su "preocupación por la posibilidad de que en estas escalas se hubieran realizado actividades ilegales".

"A través de los canales diplomáticos habituales y de contactos a todos los niveles, esta preocupación ha sido transmitida a las autoridades estadounidenses tanto de modo bilateral como al nivel de la Unión Europea", concluye el Ejecutivo.