15 de julio de 2007

España/México.- Zapatero visita las ruinas mayas de Chichén Itza, acompañado del presidente mexicano

CANCÚN (MEXICO), 15 Jul. (De la enviada especial de Europa Press, Lucía López Rojo) -

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente mexicano, Felipe Calderón, visitaron hoy las ruinas mayas de Chichén Itza, cuya pirámide más importante ha sido elegida recientemente como una de las 'Maravillas del mundo moderno'.

Aunque formalmente la visita tenía carácter privado, finalmente un grupo de periodistas de ambos países pudo ser testigo de la llegada de ambos mandatarios, a la que también se sumaron sus esposas, Sonsoles Espinosa y Margarita Zavala, respectivamente.

En declaraciones a los informadores, el jefe del Ejecutivo español definió este enclave arqueológico como "una maravilla". "Nunca mejor dicho", bromeó, en referencia a su reciente designación como 'maravilla del mundo'.

Uno de los objetivos del viaje de Zapatero a México, que se prolongará hasta el próximo martes, es estrechar las relaciones económicas entre ambos países, que el año pasado batieron récords históricos de intercambio comercial.

Por eso, una vez finalicen su visita a las ruinas, sitas en el Estado de Yucatán, Zapatero y Calderón participarán en una reunión con empresarios en Cancún, uno de los principales enclaves turísticos del país, donde ya hay una importante presencia de empresas hoteleras españolas, que ahora aspiran a instalarse en otras zonas de México.

INCREMENTAR LA INVERSIÓN ESPAÑOLA.

Precisamente, ayer, a su llegada al aeropuerto de Cancún, Zapatero insistió en la necesidad de seguir incrementando las inversiones españolas en el país azteca, así como las mexicanas en España.

Actualmente, España es el segundo país inversor en México, por detrás de Estados Unidos, y el país azteca se ha convertido en el primer socio comercial e inversionista latinoamericano en España.

En un articulo firmado conjuntamente por Zapatero y Calderón y que ayer publicó el diario mexicano 'El Universal', ambos mandatarios reconocían que "los contactos económicos" son "un pilar y un factor determinante de la evolución de la relación estratégica" entre ambos países.

No obstante, los dos presidentes consideran que este "volumen de comercio e inversión no corresponde al potencial de dos economías que se precian de estar entre las principales del mundo". Por ello, se comprometen a impulsar fórmulas "creativas" para incrementar los lazos económicos entre ambos países.