España quiere estar en el grupo de contacto que explora la UE para relanzar el diálogo entre Maduro y la oposición

La UE trabajará en mantener una posición unida ante el nuevo mandato de Maduro, logrado en unas elecciones no reconocidas por los europeos

España quiere estar en el grupo de contacto que explora la UE para relanzar el diálogo entre Maduro y la oposición
10 de diciembre de 2018 EUROPA PRESS

BRUSELAS, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha afirmado este lunes que España quiere formar parte del grupo de contacto para Venezuela que la Unión Europea está estudiando crear con países de la región y organizaciones internacionales y regionales para tratar de relanzar el diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.

"Espero que España esté ahí", ha explicado Borrell en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE en la que, entre otros, abordarán la crisis venezolana.

Borrell ha alegado que España "ha impulsado" la idea de crear este grupo y ha recordado que "tiene muchos intereses en Venezuela" y que "ningún otro país" tiene tantos nacionales que vivan en Venezuela.

"Si se hace algo, seguro que se contará con la participación española", ha asegurado. Borrell informará a sus homólogos este lunes de sus "contactos con países latinoamericanos para saber cuáles de ellos estarían dispuestos a participar".

Además, ha asegurado que "hay muchos países interesados en participar" en el grupo de contacto, una idea que fue acogida "con cierto escepticismo" al principio pero que, según ha dicho, "se ha ido abriendo camino y ahora hay mucha gente que quiere participar".

El jefe de la diplomacia española ha insistido en que "el problema no va a ser que no haya gente" y ha defendido la necesidad de crear un grupo "coherente y lleno de voluntad y ganas de intentar facilitar esa aproximación entre Gobierno y oposición".

BUSCAR POSICIÓN UNIDA FRENTE A SEGUNDO MANDATO DE MADURO

Los ministros de Exteriores de los Veintiocho discutirán este lunes la crisis política, económica y humanitaria en Venezuela y la facilitación para relanzar un diálogo entre el Gobierno y la oposición para tratar de superar el bloqueo actual, así como la necesidad de mantener "una posición totalmente unida" en la toma de posesión del nuevo mandato de Nicolás Maduro el 10 de enero.

"El objetivo de la discusión será llegar a una posición de unidad y mostrar claramente lo que pensamos de este segundo mandato", explicaron el viernes fuentes diplomáticas, que recuerdan que la Unión Europea no ha reconocido las elecciones en las que se impuso Maduro, que se celebraron "en condiciones no democráticas" y "nunca" ha reconocido "legalidad de la Asamblea Constituyente".

"Si toma posesión en una ceremonia orquestada por esta Asamblea, no espero que haya una enorme presencia de la UE en esa ceremonia", ironizó un alto diplomático europeo, al ser preguntado por qué tipo de acciones diplomáticas podrían pactar los Veintiocho.

A diferencia de algunos Gobiernos que utilizan el reconocimiento o no de un Estado o Gobierno "como instrumento de demostrar su desaprobación", la UE tiene una posición "muy pragmática" que pasa por "reconocer lo que hay", precisó dicha fuente.

"Vamos a seguir necesitando trabajar con las autoridades venezolanas después del 10 de enero, como hemos hecho hasta ahora. Hemos dejado claro que no nos gustan muchas de las cosas que están haciendo estas autoridades", subrayó.

Varias fuentes diplomáticas han avanzado que por ahora no hay "más sanciones" sobre la mesa pero el bloque no descarta que sea necesario elevar la presión más adelante si los esfuerzos de la Unión Europea para facilitar un diálogo entre el Gobierno y la oposición no prospera.