27 de marzo de 2007

España.- Ricardo Lagos explica en España la evolución de la democracia en Chile y propone cuatro líneas para el futuro

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El futuro de Chile pasa por "reivindicar una política con mayúsculas" que se basa en cuatro líneas de actuación para los temas fundamentalmente sociales, que van más allá de los éxitos económicos que ha experimentado ese país en los últimos 17 años. Así lo indicó el ex presidente de Chile, Ricardo Lagos en la tarde de este martes en Madrid.

En una conferencia con la que Lagos inauguró el ciclo 'Chile Piensa: Protagonistas del cambio", organizado por la Embajada de ese país en Madrid y por Casa de América, el ex presidente repasó los "grandes logros" de su país desde la recuperación de la democracia en 1990 y la importancia de la cultura y la "solidez intelectual" de la sociedad chilena para afrontar estos cambios y "asumir el pasado".

Lagos, quien ocupó la Presidencia entre 2000 y 2006 definió que, según él los cuatro puntos fundamentales para garantizar el desarrollo de Chile son "ampliar la agenda digital, la sociedad de la información, donde el rol (papel) de las instituciones es vital; impulsar la inversión en ciencia y tecnología; aumentar la competitividad; y un gran esfuerzo en las políticas sociales porque en los próximos años hay que enfrentarse al tipo de país que queremos construir".

"Hay un hilo invisible que hace que Chile y España que a veces han tenido caminos encontrados de democracia allá y dictadura acá y viceversa y que hayamos tenido tantos puntos comunes", recordó Lagos.

"Cuando llegó a Chile la democracia, miramos a España y a su modelo de transición que, en buena parte, lo que aquí ocurrió fue un elemento importante para lo que ya somos", añadió.

"Hay una cierta forma de entender la democracia de una manera muy profunda en donde queremos que esa democracia, con sus ciudadanos, sea capaz de corregir aquellas debilidades que a ratos el mercado va dejando tras de sí. Son ciudadanos y no consumidores los que quieren plasmar la sociedad que queremos construir en Chile", indicó.

"Chile se ha presentado como una nación modelo por los números pero yo quisiera reivindicar en este momento una visión humanista que lleve al ser humano al centro de las preocupaciones públicas", expuso.

Según Lagos, lo que ha logrado Chile comenzó con la búsqueda de unos amplios acuerdos porque se tenía que realizar una transición más compleja y difícil que lo meramente económico.

Después de 17 años de democracia el ex presidente Lagos afirmó que ahora los chilenos deben volver a reflexionar porque "las recetas con las que comenzamos a caminar no nos servirán los próximos 17 años". Ahora, dijo, Chile es una sociedad moderna, un país pequeño que se está abriendo al mundo.

ECONOMÍA

"Comenzamos por tener una una mirada económica nueva. Tenemos una economía ordenada. Incorporamos Al comienzo de mi Gobierno instalamos una política de superavit estructural del 1% que nos permitió ser el único país con política anticíclica", sostuvo el ex presidente.

En este momento, Chile cuenta con un 70 por ciento de su comercio mundial bajo acuerdos comerciales con los principales bloques del mundo, lo que permite que el arancel medio de los productos chilenos está en torno al dos y medio por ciento, con una presión tributaria en la economía del 18 por ciento.

Además del "exitoso" modelo chileno el ex mandatario indicó que no fue la economía el mayor éxito, ya que había que mejorar otros aspectos como la recuperación de la memoria y atreverse a enfrentarse con el pasado así como mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos en todo el país.

COMISIÓN DE LA VERDAD

Para la construcción nacional fue necesario "recuperar la memoria". "Fue necesario hacer un esfuerzo grande para poder atrevernos a enfrentar el pasado", indicó Lagos.

"El presidente Frei (Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien gobernó de 1994 a 1998) estableció primero la Comisión de la Verdad y luego una mesa de diálogo para ver si estábamos en condiciones de encontrar los restos de aquellos que desaparecieron; luego entonces me tocó a mi afrontar un tema tremendamente complejo como el de la misión política contra las torturas. ¿En qué medida esto implicaba abrir las heridas? ¿En qué medida podríamos escondernos bajo la alfombra como si nunca hubiera sucedido? ¿En qué medida podíamos mirarnos unos a otros?", expuso el ex mandatario y actual presidente del Club de Madrid.

Toda esa comisión de la verdad se materializó en un informe "que fue de lo más terrible" donde se hace un recuento de los lugares donde se practicó la tortura; los agentes del Estado que las practicaron; los métodos empleados; las leyes que ampararon aquellas atrocidades; las prácticas represivas; las conclusiones claves; las encarcelaciones, según enumeró Lagos.

"Hoy podemos mirar con serenidad nuestro pasado. Estamos construyendo una democracia cada día más sólida. Hemos recuperado la necesaria armonía entre la sociedad y sus instituciones armadas. Tenemos la fortaleza suficiente para transformar el dolor en memoria y la memoria en unidad nacional, en un futuro compartido", reivindicó.

"No hay mañana sin ayer. Porque hemos abierto los ojos podemos ver ahora con serenidad para no repetir el pasado", expuso.

La mayor demostración del cambio cultural que ha experimentado la sociedad chilena, según Lagos, es que cuando la actual presidenta Michelle Bachelet ganó las elecciones "no hubo debate social porque ella era una mujer. Esa es la mayor muestra del cambio estructural y profundo".

RECETAS PARA EL FUTURO

Las posibles "recetas" para los "próximos 17 años" que delineó el ex gobernante, se basan en cuatro aspectos que pasan por la sociedad del conocimiento, la cultura y el desarrollo que tengan en cuenta el mundo globalizado.

En primer lugar se trataría de ampliar la agenda digital para mejorar las carreteras virtuales, la sociedad de la información, en la que el papel de las instituciones es "esencial". "Sin acceso a lo digital no se tiene acceso al desarrollo de igual manera". "No podemos permitir una sociedad en la que la diferencia digital se hace cada vez mas grande entre unos y otros. "Así como en el pasado teníamos analfabetos y no analfabetos como un indicador, tener ahora analfabetos digitales es el mayor problema e indicador que tenemos", manifestó.

En segundo lugar se debe tratar de apostar por impulsar la ciencia y la tecnología y avanzar en la materia de postgrados en las universidades, que va a permitir una sociedad del conocimiento, según Lagos. En los últimos 15 años la cifra de universitarios aumentó de los 200.000 alumnos a los 600.000. "(Hemos de ser) capaces de dar en ciencia y tecnología un salto importante de manera que las ventajas que hoy tenemos puedan estar protegidas por patentes de nuestras propias creaciones", expuso.

El tercer aspecto de actuación que propuso el ex mandatario es el aumento de la competitividad. "El peso chileno se aprecia con respecto al dólar. Si eso es así tenemos que ganar competitividad con mayor rapidez para poder hacer una nueva política a largo plazo", indicó.

"(Esa mayor competitividad) supone una mejora del conocimiento y la innovación. Querría reivindicar la seriedad con la que hemos intentado hacer las cosas", acotó.

En la línea de lo social, Lagos dijo que Chile, al igual que otros países de América Latina tiene un nivel de desarrollo intermedio. "En los próximos años hay que enfrentarse al tipo de país que queremos construir, el que queremos ser", dijo el ex presidente, quien puso de ejemplo el modelo de políticas sociales de Estados Unidos y del conjunto de los países de la Unión Europea.

"El debate para los próximos 17 años tiene que ver con lo que pasa fuera de nuestras fronteras. La globalización llegó para quedarse, pero las instituciones internacionales no actualizan sus normas de la misma rapidez", finalizó el ex presidente.