19 de julio de 2006

España.- De la Vega anuncia para octubre un plan integral contra el tráfico de seres humanos para su explotación sexual

La vicepresidenta pidió "instrumentos e ideas novedosas" que saquen "todo lo positivo" que conlleva la inmigración "ordenada y legal".

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega, anunció hoy que el Gobierno está "ultimando" los detalles de un Plan Integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual que será aprobado "en las próximas semanas" y entrará en vigor el próximo mes de octubre.

Durante el acto de clausura del Encuentro Iberoamericano sobre Migración y Desarrollo que se celebró entre ayer y hoy en Madrid, De la Vega destacó la "decidida política" del Gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero contra la "inmigración ilegal" en España y para combatir las redes que trafican con seres humanos, en especial aquellas dedicadas a la explotación sexual de mujeres inmigrantes.

"El tráfico ilegal de personas pone a menudo en peligro las vidas de quienes desean vivir una vida mejor (...) Por eso, España viene desplegando una decidida política de lucha contra la inmigración ilegal y contra las redes de tráfico de seres humanos" y ha reforzado los servicios de vigilancia y control "aumentado los medios personales y los fondos económicos destinados a los mismos", indicó.

Destacó también la creciente "feminización" del fenómeno de la inmigración y la "situación especialmente vulnerable" de este colectivo por la "doble condición de inmigrante y de mujer", circunstancia que hace necesaria una política enfocada especialmente a su protección.

"Todos, los estados de acogida, origen y tránsito, estamos especialmente obligados a combatir ese tipo de mafias explotadoras que convierten los sueños de muchas mujeres en una pesadilla de explotación sexual, dominación y negación de su dignidad", aseveró.

INMIGRACION "ORDENADA Y LEGAL"

La vicepresidenta resaltó la importancia de este Encuentro Iberoamericano sobre Migración y Desarrollo como foro de donde surjan "instrumentos e ideas novedosas" que "pongan en valor todo lo positivo" que conlleva, tanto para los países receptores como para los emisores, el fenómeno de la inmigración "ordenada y legal".

En este sentido apuntó que entre 1995 y 2000, la tasa de emigración neta desde la región "ha sido la más alta de todas las regiones del mundo" y que, según la Organización Internacional de Migraciones, en 2005 "unos 20 millones de ciudadanos de América Latina vivían ya fuera de su país origen".

Recordó que en la Cumbre Iberoamericana que en octubre de 2005 se celebró en Salamanca, los jefes de Estado y de Gobierno incluyeron "en un lugar prioritario" el tema de las migraciones, sobre el que se adquirieron compromisos que fueron discutidos en este Encuentro de Madrid y que espera "se cumplan" en la Cumbre Iberoamericana que se desarrollará entre el 4 y el 5 de noviembre en Uruguay.

Según la vicepresidenta, la próxima Cumbre de Montevideo "centrará sus trabajos en la relación entre Migración y Desarrollo con el objetivo de diseñar, entre todos, un modelo de gestión compartido de la movilidad migratoria y de su capacidad para crear desarrollo".

De la Vega consideró Iberoamérica como una comunidad que nació fruto de la "movilidad bidireccional" de los flujos migratorios, circunstancia de la que, a su juicio, "ha ido creando una red de intereses y vínculos entre países de origen y de destino de la que debemos saber extraer una voluntad común y decidida para ordenar esos flujos migratorios, de modo y manera que todos podamos vernos beneficiados por la situación".

REMESAS PARA INVERSION PRODUCTIVA

Por otra parte, la vicepresidenta hizo hincapié en la necesidad de "reducir los costes de transacción" de las remesas que los emigrantes envían a sus países de origen para que estas sirvan no sólo para satisfacer las necesidades básicas de las familias, sino "como instrumento para prosperar teniendo acceso a servicios financieros" que permitan "actuar como impulsoras de inversiones productivas en los lugares de origen".

A pesar de reconocer la importancia de estas remesas, De la Vega recordó que es "responsabilidad" de los gobiernos de los países de origen recuperar "el sueño de hacer un país más próspero y equitativo" y de la comunidad internacional disminuir la brecha de desigualdades en estos lugares a través de la cooperación.

Asimismo, aseguró que sólo "a través de la cooperación mutua" de los países puede lograrse la regulación efectiva de fenómenos como el de la inmigración y así lo defiende España, según la vicepresidenta, en el seno de la Unión Europea con "buenos resultados".

"La cooperación y el diálogo multilateral son, sin duda, el método. Un método imprescindible para hacer frente, de manera eficaz, a los retos y capitalizar las oportunidades que ofrecen las migraciones", señaló, recordando que España es "el décimo país del mundo con mayor población inmigrante".