14 de julio de 2007

España-Zapatero y Calderón anuncian la apertura de una nueva etapa de cooperación contra el terrorismo y la delincuencia

Renuevan, en un artículo conjunto, su compromiso de fortalecer la relación privilegiada y estratégica entre España y México

CANCÚN (MÉXICO), 14 Jul. (De la enviada especial de Europa Press, Lucía López Rojo) -

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de México, Felipe Calderón, renovaron hoy su compromiso de fortalecer la relación "privilegiada y estratégica" que ya existe entre ambos países y anunciaron la apertura de una "nueva etapa de cooperación" para, entre otras cosas, luchar contra "la delincuencia transnacional organizada y el terrorismo internacional".

Así lo aseguraron ambos mandatarios en el artículo que han firmado conjuntamente y que hoy publica el diario mexicano 'El Universal', coincidiendo con la llegada del presidente español, que mañana inicia una visita oficial de dos días y medio a México.

En el artículo, titulado 'México y España hacia el futuro', Zapatero y Calderón proclaman que ambos países viven "el mejor momento" de la historia de sus relaciones bilaterales.

Precisamente, los dos presidentes, que se reunirán formalmente el próximo lunes en la capital mexicana, van a conmemorar el 30 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas, que tuvo lugar en 1977, tras el paréntesis de la dictadura franquista.

"Este acontecimiento conmemorativo nos permite renovar nuestra voluntad para fortalecer los vínculos de amistad que nos unen y establecer nuevas líneas de cooperación bilateral, regional y multilateral proyectadas hacia el futuro", argumentan.

En este contexto, ambos muestran su "satisfacción" porque "la confianza y el diálogo desarrollados durante las tres últimas décadas" han redundado en "importantes beneficios" para las dos naciones.

Para profundizar aún más en esa relación "privilegiada y estratégica", Zapatero y Calderón tienen previsto firmar una declaración que contiene una amplia gama de objetivos.

Según avanzan, éstos irán "desde propiciar un mejor entendimiento entre los pueblos español y mexicano" hasta "trabajar conjuntamente para encontrar una solución a graves problemas de alcance global como el cambio climático, la delincuencia transnacional organizada y el terrorismo internacional".

INCREMENTAR LAZOS ECONÓMICOS.

Pero la visita de Zapatero a México, la primera que realiza bajo el mandato de Calderón, tiene un marcado carácter económico. De hecho, el primer acto del presidente, que viaja acompañado de una amplia representación empresarial, tendrá lugar mañana en Cancún, uno de los principales enclaves turísticos del país, donde ya hay una importante presencia de empresas hoteleras españolas, que ahora aspiran a instalarse en otras zonas de México.

Zapatero y Calderón reconocen en su artículo que "los contactos económicos" son "un pilar y un factor determinante de la evolución de la relación estratégica" entre ambos países. España es actualmente el segundo país inversor en México, por detrás de Estados Unidos, y el país azteca se ha convertido en el primer socio comercial e inversionista latinoamericano en España.

No obstante, los dos presidentes consideran que este "volumen de comercio e inversión no corresponde al potencial de dos economías que se precian de estar entre las principales del mundo". Por ello, se comprometen a impulsar fórmulas "creativas" para incrementar los lazos económicos entre ambos países.

Calderón y Zapatero destacan también la importancia que ha cobrado la "cooperación" bilateral, particularmente en el ámbito educativo y cultural, así como el "alto valor" que los dos conceden a la lengua española "como patrimonio común y símbolo de identidad compartida"

IDENTIDAD IBEROAMERICANA Y MULTILATERALISMO.

Respecto a la política exterior, Zapatero y Calderón recalcan su interés común en "promover la cooperación y el desarrollo" en América Latina. Con este objetivo, reiteran su intención de fortalecer, institucionalizar y dar una fuerte proyección internacional a las Cumbres Iberoamericanas. Asimismo, reafirman su convencimiento de que España y México deben actuar como "puentes de comunicación" entre la Unión Europea, América Latina y el Caribe.

También defienden el multilateralismo como "el medio más justo y eficaz para hacer frente a los desafíos del "complejo escenario global" y, en este contexto, se fijan como objetivo "contribuir a la construcción de un orden internacional más solidario, justo y equitativo".