18 de junio de 2009

Evo Morales saluda mea culpa de García tras conflicto

Por Carlos Alberto Quiroga

LA PAZ (Reuters/EP) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo el jueves que su colega de Perú, Alan García, hizo bien al reconocer sus errores en el manejo del conflicto generado por protestas de indígenas amazónicos contra leyes que buscaban atraer inversiones para explotar recursos naturales.

El mandatario indígena, quien fue calificado por Lima como "enemigo" de Perú por supuestamente alentar las protestas amazónicas, consideró que el verdadero enemigo eran las políticas neoliberales que pondrían en riesgo la existencia de la humanidad y del planeta.

"Saludo (que) desde ayer, anteayer, algunos presidentes ya empiezan a reconocer ciertos errores. ¡Como Presidente, cuántos errores he cometido!", dijo el izquierdista Morales en un tono conciliador, lejos de la agresividad habitual de sus discursos, durante un acto militar en la ciudad oriental de Santa Cruz.

El gobernante se refirió al mea culpa con el que García aceptó el miércoles derogar las leyes que convulsionaron Perú, en un conflicto que salpicó a las relaciones entre ambos países miembros de la Comunidad Andina, junto con Colombia y Ecuador.

"¿Quién no se equivoca? Todos nos equivocamos, escuché que algunos errores de algunos presidentes vecinos como en Perú están siendo corregidos. Saludamos", agregó Morales, quien calificó antes como "genocidio" la muerte de indígenas peruanos que protestaban hace dos semanas contra las leyes.

El Gobierno peruano, que denunció "intereses externos" detrás de las protestas indígenas, llamó a consulta a su embajador en La Paz, en protesta tras el respaldo expresado por Morales a los nativos amazónicos.

"ENEMIGO DE NADIE"

Morales dijo que proclamó una lucha en defensa de los recursos naturales, no por enemistad con Perú, sino con las políticas globales que amenazan al medio ambiente con problemas como el calentamiento global.

"Aquí no se trata de ser enemigo de nadie; son políticas económicas (las) que son enemigas de la humanidad (...) y esas políticas hay que corregirlas", sostuvo el líder, quien chocó en meses pasados con García por políticas comerciales y por el asilo que obtuvieron en Lima tres ex ministros bolivianos.

Morales, un estrecho aliado del presidente venezolano Hugo Chávez, remarcó, "con las disculpas necesarias", que "Evo no es ninguna pesadilla de ningún Presidente, de ningún Gobierno, sea en Latinoamérica o en el mundo".

Pero el también líder de los productores bolivianos de coca agregó que seguirá su campaña ecológica y anti neoliberal, aún a riesgo de ser "condenado a nivel internacional".

"Cuestionamos algunas políticas que destrozan el medio ambiente, el planeta tierra, por tanto a la humanidad, y todos tenemos derecho a decir una verdad sobre esos problemas que vienen de políticas económicas (...), tenemos la obligación de crear cierta conciencia", argumentó.

"ACUSACIONES DESAFORTUNADAS"

En tanto, el ministro boliviano de Defensa Legal, Héctor Arca, de visita en Santiago, consideró injusto que autoridades de Perú hayan responsabilizado a Morales de instigar a la violencia en las recientes protestas de indígenas peruanos.

"Consideramos una muy desafortunada, muy desatinada posición de algunos miembros del Gobierno peruano de pretender directamente responsabilizar al Gobierno boliviano, al presidente Morales, de los lamentables hechos ocurridos en la Amazonía peruana", dijo Arce.

"Son afirmaciones injustas, son afirmaciones totalmente reprochables", agregó en reunión con la prensa internacional.

Arce aseguró que era falso que Morales haya enviado una carta llamando a la rebeldía a los nativos de Perú, como aseguraron autoridades de ese país, y aclaró que la misiva fue para saludar una reunión de líderes indígenas del continente.

"El presidente se ha dirigido a los indígenas de América Latina en su condición de primer presidente indígena. Pretender entender esta comunicación como un acto de instigación es un acto totalmente alejado de la verdad, es un acto temerario, es un acto que lo rechazamos", dijo el ministro boliviano.

Arce afirmó que espera que retorne pronto "el buen clima" que tenían las relaciones entre los dos países.

De otro lado, el ministro dijo que Bolivia espera no tener que acudir a la Corte Internacional de La Haya para que Perú revierta su decisión de dar refugio a personas que estaban siendo procesadas en Bolivia.

"Esperamos, aún aguardamos, que el Gobierno peruano reconsidere esta posición y actúe en consecuencia con la línea de defensa de los derechos humanos", afirmó.