6 de agosto de 2009

Explosión deja 10 muertos en sur de Afganistán

Por Ismail Sameem

KANDAHAR, Afganistán (Reuters/EP) - Dos bombas al costado del camino en la más violenta provincia afgana causaron la muerte a cinco personas que viajaban hacia una boda y a cinco policías, dijeron el jueves funcionarios.

La primera bomba impactó a una familia que se dirigía hacia una boda en un tractor el miércoles en el distrito de Garmsir, en la inestable provincia de Helmand, donde una nueva fuerza de marines estadounidenses se ha estado enfrentando a combatientes talibanes desde que lanzaron una gran operación el mes pasado.

Previamente el jueves, los ministerios de Defensa y del Interior de Afganistán dijeron que la cifra de fallecidos por el primer ataque era de 21 muertos. Pero funcionarios redujeron la cantidad a cinco tras investigaciones adicionales, dijo el jefe de la policía de Helmand, Asadullah Sherzad.

"Debido a la lejanía del área no teníamos información exacta en la mañana. La cifra de cinco muertos y cinco heridos es la información precisa y que viene de una investigación hecha por nuestro equipo", dijo a Reuters por teléfono.

La segunda bomba explotó cerca de un vehículo de la policía el jueves en el distrito Naad Ali, también en Helmand, causando la muerte a cinco policías e hiriendo a tres.

La violencia, que ya estaba en su peor nivel desde que los talibanes fueron expulsados en el 2001, ha aumentado en las últimas etapas de la campaña por las elecciones presidenciales del 20 de agosto, que los militantes han prometido sabotear.

Miles de marines estadounidenses y soldados británicos lanzaron simultáneamente el mes pasado las dos mayores operaciones de la guerra en partes separadas en Helmand, para arrebatarle el control del territorio a combatientes talibanes antes de la elección.

Las operaciones en curso buscan expandir el control del Gobierno en el inestable sur antes de las elecciones, lo que forma parte de la nueva estrategia del presidente estadounidense Barack Obama para derrotar a los militantes, que incluye el envío de decenas de miles soldados adicionales.

Un mapa del Gobierno afgano obtenido por Reuters muestra que casi la mitad de Afganistán está en riesgo de ser atacada por los talibanes y otros insurgentes, con 13 de sus 356 distritos en color rojo oscuro, marcados como bajo "control enemigo".