18 de agosto de 2015

El expresidente Cardoso insinúa que Rousseff debería dimitir

RÍO DE JANEIRO, 18 Ago. (Notimérica) -

El ex presidente del Gobierno brasileño Fernando Henrique Cardoso (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB) insinuó este lunes que la presidenta Dilma Rousseff debería tener un "gesto de grandeza" y renunicar a su cargo, según escribió en su cuenta personal de Facebook.

Según Cardoso las manifestaciones del domingo son la demostración de que la presidenta ha perdido toda la legitimidad y de que persiste el "sentimiento popular de que el Gobierno, a pesar de ser legal es ilegítimo", por lo que sugiere a Rousseff dos vías para salir de la encrucijada.

"Si la propia presidenta no es capaz de llevar a cabo un gesto de grandeza (renunciar o asumir de forma franca que se equivocó y sabe apuntar las vías de la recuperación nacional) asistiremos a la desarticulación creciente del Gobierno", avisó Cardoso, una de las voces más respetadas del principal partido de la oposición.

Si Rousseff no entona un 'mea culpa' la situación "se agravará a golpes de Lava Jato" -en referencia a la investigación de la trama corrupta de Petrobras--, expresó Cardoso, que también cargó contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, su sucesor en la presidencia.

Para Cardoso la base moral del actual Gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) fue "corroída" por el 'lulopetismo' y Rousseff está siendo contaminada por "las fechorías" de su padrino político, por lo que poco a poco va perdiendo las condiciones de gobernar.

Cardoso, que gobernó Brasil entre 1995 y 2003, se había mantenido prudente hasta la fecha en relación a la crisis política que vive Brasil e incluso se manifestó contrario a un eventual 'impeachment' a Rousseff al entender que perjudicaría la estabilidad del país.

Pero el PSDB está cobrando protagonismo en los últimos días, sobre todo después de que su líder y ex candidato a la presidencia, Aécio Neves, participara en la manifestación de Belo Horizonte, implicándose por primera vez en las marchas, en las que hasta ahora no había querido participar para no robar protagonismo a la iniciativa ciudadana.