22 de abril de 2015

Expulsan al dueño de 'El Mercurio' por conspirar para derrocar a Allende

Expulsan al dueño de 'El Mercurio' por conspirar para derrocar a Allende
COLEGIO DE PERIODISTAS DE CHILE

SANTIAGO, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Periodistas de Chile ha decidido expulsar al dueño del diario 'El Mercurio', Agustín Edwards, por conspirar para derrocar al Gobierno de Salvador Allende con fondos de la CIA.

El Tribunal de Ética del Consejo Metropolitano ha decidido aceptar la solicitud presentada el pasado mes de noviembre por un grupo de periodistas representados por el abogado Luis Cuello para expulsar a Edwards.

"La decisión se sustenta en el desempeño que Edwards tuvo a principios de los años 70 como dueño de 'El Mercurio', figura bajo la cual recibió fondos de la CIA con el fin de desestabilizar mediante operaciones comunicacionales al Gobierno de Allende", ha explicado en un comunicado.

"A estos hechos se agregó su rol en 1987 como director del mismo medio a raíz de la visita del Papa Juan Pablo II, ocasión en que 'El Mercurio' se prestó para un montaje de los organismos de seguridad del Estado para legitimar la detención y posterior tortura de Iván Barra Stuckrath y Jorge Jaña Obregón", ha añadido.

La presidenta del Colegio de Periodistas, Javiera Olivares, ha calificado de "histórico" este fallo. "Indica que a estas alturas de nuestra democracia no estamos dispuestos a tener integrantes que hayan cometido actos con los cuales se hicieron cómplices de momentos tan oscuros para Chile", ha dicho.

Olivares ha reprochado a 'El Mercurio' que "silenció atentados a los Derechos Humanos en momentos de dictadura, donde se asesinó, torturó y se desapareció gente". "Que eso implique la expulsión es un hito histórico para nuestra democracia", ha destacado.

A partir de la notificación, Edwards tiene diez días para apelar ante el Tribunal Nacional de Ética y Disciplina, contra cuyo fallo también cabe recurso, aunque normalmente ha confirmado las decisiones definitivas adoptadas por el Colegio de Periodistas.