11 de junio de 2009

Exxon se une a gasoducto de TransCanada en Alaska

Por Yereth Rosen

ANCHORAGE (Reuters/EP) - Exxon Mobil Corp dijo el jueves que se había unido al proyecto de TransCanada Corp para construir un gasoducto de 26.000 millones de dólares en Alaska, dando al largamente esperado proyecto el respaldo clave de una de las principales productoras de gas del Artico.

En el comunicado, las compañías no proporcionaron los detalles financieros de su acuerdo, que une las intenciones de dos firmas de llevar al mercado las enormes reservas de gas del Artico a pesar de los costos altos y de los actuales precios bajos de ese combustible.

Se espera que ejecutivos de Exxon, una de las tres productoras de la Pendiente Norte de Alaska, y TransCanada, la mayor operadora de ductos de Canadá, expliquen la transacción en una conferencia de prensa el jueves.

TransCanada y sus predecesoras han intentado avanzar con el inmenso proyecto durante más de tres décadas. Con el acuerdo, Exxon diverge de sus pares productoras de la Pendiente Norte, BP Plc y ConocoPhillips, que están planeando su propio ducto.

"Tenemos conocimiento de Alaska y Canadá, experiencia de trabajo en el Artico, una importante historia de tecnología e innovación, y la capacidad demostrada de construir y operar proyectos de enorme escala en los entornos más difíciles", dijo en el comunicado Rich Kruger, presidente de Exxon Mobil Production Co.

La participación de Exxon Mobil en un proyecto de tal envergadura marcaría cierto progreso en sus esfuerzos por rehabilitar su reputación en el estado, 20 años después de que el catastrófico derrame de petróleo desde el carguero Exxon Valdez contaminara 1.920 kilómetros de la línea costera de Alaska.

Muchos en el estado están aún enojados por el incidente.

El proyecto, permitirá a las productoras de la Pendiente Norte vender gas natural que actualmente está varado dentro de los yacimientos petrolíferos árticos de Alaska. El gasoducto recorrerá unos 2.736 kilómetros, desde la Bahía de Prudhoe hasta un centro de ductos existente en Alberta, y transportaría 4.000 millones a 4.500 millones de pies cúbicos por día.

Funcionarios del Gobierno y la industria han estado intentando hacer realidad el gasoducto de Alaska durante tres décadas, pero impedimentos económicos habían postergado el proyecto.

A TransCanada se le otorgó el año pasado una licencia estatal para el gasoducto en un proceso de licitación competitivo que arbitró la Gobernadora de Alaska Sara Palin.

El proceso de licitación, llevado a cabo bajo una ley que presentó Palin denominada Ley de Inducción de Línea de Gas de Alaska, ofreció un subsidio estatal de 500 millones de dólares y la promesa de que el estado no negociaría con ningún competidor en tanto fueran cumplidos algunos compromisos sancionados por el estado.

El proyecto de BP y ConocoPhillips, llamado "Denali", ha sido diseñado fuera del proceso de la ley.