2 de julio de 2009

FARC abren espacio político y aumentan acción militar

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTA (Reuters/EP) - Las FARC, que hace un año sufrieron su peor revés político y militar con el rescate de Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 efectivos de las Fuerzas Armadas, buscan ahora un reacomodo político mientras reconstruyen sus golpeadas estructuras bélicas.

El rescate de la ex candidata presidencial, junto a los estadounidenses Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes, fue el clímax de una serie de fracasos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), diezmadas por las muertes de varios comandantes y la deserción de miles de combatientes.

"La operación Jaque fue muy dura para la guerrilla, el hecho que les hayan quitado un grupo significativo y muy importante de rehenes sin disparar un solo tiro es un golpe político, militar y mediático", dijo Carlos Lozano, quien hace parte de un grupo que promueve un acercamiento con las FARC.

El experto en temas de conflicto admitió que después del rescate de los 15 rehenes la guerrilla abrió espacios políticos para establecer puentes con sectores de la sociedad civil "en búsqueda de caminos hacia el intercambio humanitario y la solución negociada al conflicto".

Sin embargo, el grupo guerrillero, que en su apogeo militar llegó a tener más de 17.000 combatientes, intensificó en los últimos meses los ataques a las Fuerzas Armadas y los secuestros de políticos, una aparente estrategia para demostrar que no están derrotados como lo creen algunos.

El año pasado las FARC perdieron a su máximo líder, Manuel Marulanda, quien murió de un ataque al corazón, mientras que Raúl Reyes, otra de las cabezas del grupo, perdió la vida en un bombardeo de militares colombianos en la selva de Ecuador.

Iván Ríos, otro importante líder rebelde, fue muerto por uno de sus subalternos para cobrar un millonario rescate, mientras que otros influyentes comandantes fallecieron en medio de operaciones militares.

Los recientes ataques de las FARC, que aún cuentan con unos 8.000 combatientes de acuerdo con el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, se han concentrado en el suroeste del país, donde mantienen su mayor fortaleza.

El oficial explicó que con explosivos y francotiradores la guerrilla busca frenar el avance de las tropas para sobrevivir en medio de la selva. "Tratan de no enfrentar directamente a las tropas y preservar su fuerza con una inversión muy pequeña en hombres y en recursos económicos", sostuvo Padilla.

ESTRATEGIA MILITAR Y POLITICA

Entre las acciones más significativas de las FARC figura la incursión en el municipio de Garzón, en el departamento del Huila, donde secuestraron a un concejal y mataron a dos guardias de seguridad y un policía.

El fin de semana también secuestraron al presidente del concejo municipal de San José del Guaviare, además de haber perpetrado varios ataques en los que han muertos efectivos de las Fuerzas Armadas, principalmente por campos minados.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa, en los primeros cuatro meses de este año se registraron 48 acciones violentas de la guerrilla frente a 53 en todo el 2008.

"En los últimos dos meses las FARC han enviado nuevas señales que pretenden revalorizar su menguada capacidad militar. Este mensaje puede entenderse como una escalada o una nueva campaña militar que crea cierta sensación de resurgir de las FARC", dijo un estudio de la Fundación Ideas para la Paz.

El analista León Valencia aseguró que la liberación en febrero de seis rehenes que las FARC mantuvieron secuestrados durante años es parte de una estrategia para ganar interlocución política, al igual que el reciente anuncio para entregar a otros dos militares.

"Ellos entienden que no tienen esa gran interlocución política y están abriendo un nuevo campo buscando interlocución con la sociedad y con la comunidad internacional", afirmó.

Valencia pronosticó una intensificación del conflicto interno por la estrategia de la guerrilla de recomponer y fortalecer militarmente sus estructuras, mientras simultáneamente gana espacio político.

Históricamente las FARC incrementan sus hostilidades en la etapa previa y durante las campañas electorales, para demostrar poderío y mantener vigencia política. Colombia realizará en el 2010 elecciones legislativas y presidenciales.

"Las FARC buscan ser un tema obligado dentro de las agendas de discusión de los precandidatos presidenciales. Estas innovaciones reflejan un intento, quizás esperable (...), por rescatar la atención de la opinión pública nacional, la cual en tiempos pasados era irrelevante", dijo Ideas para la Paz.

El grupo aseguró que aunque los logros de la ofensiva militar ordenada por el presidente Alvaro Uribe son tangibles y obligaron a las FARC a un repliegue, también muestra la capacidad de adaptación de la guerrilla para resistir.

"Los avances de la Política de Defensa y Seguridad Democrática son innegables, pero también lo es la capacidad de adaptación de este grupo guerrillero para mostrar su vigencia política y militar", concluyó el estudio de Ideas para la Paz.