8 de noviembre de 2015

Las FARC proponen comenzar una tregua bilateral

BOGOTÁ, 8 Nov. (Colprensa/Notimérica) -

   Las FARC han propuesto este domingo al Gobierno de Juan Manuel Santos comenzar una "tregua bilateral previa", como paso gradual al cese definitivo de fuego y hostilidades.

   Después de advertir que existen operativos militares que ponen en riesgo el cese unilateral, la guerrilla de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) han propuesto al gobierno colombiano iniciar una tregua bilateral.

   Tras un encuentro entre la delegación de paz de la guerrilla y otros portavoces del Frente Amplio por la Paz, las FARC indicaron que "le proponemos al gobierno y al país entrar ya, sin condiciones que solo suscitan desconfianza, en una tregua bilateral previa (...) su logro solo depende de la voluntad de las partes. Nosotros la hemos demostrado. Ahora agregamos que queremos salvar el proceso".

   Además, la guerrilla cuestionó que el Gobierno está asumiendo como una debilidad la reducción de acciones violentas por parte de sus frentes. "Pareciera ser que persiste la equivocada idea por parte del gobierno, de buscar ventajas militares y posicionamiento en el terreno, para luego obligar a la insurgencia a transitar un camino de sometimiento", añadieron.

   En ese sentido el Frente Amplio por la paz, Dipaz, la Iglesia Presbiteriana, Compaz y la Dirección de  Pastoral Social de la iglesia católica, pidieron que se acelere el cese al fuego bilateral.

   Al finalizar el encuentro, se expreso la preocupación por la intensificación de operaciones militares y el aumento de la presencia de estructuras paramilitares en territorios donde las FARC tienen presencia.

   "La construcción de la paz exige el cese de cualquier forma de persecución contra los movimientos sociales, la oposición política y sus líderes, así como la desmilitarización de los territorios", reclamó el Frente amplio en un comunicado leído por Piedad Córdoba y el senador Iván Cepeda. De la misma forma, señalaron que hay evidencias de que se está preparando el llamado "paramilitarismo del postconflicto", pidiendo al Gobierno buscar soluciones a este fenómeno.

   Por esta razón el Frente propuso establecer un "teléfono rojo" para la comunicación directa entre el ministerio de Defensa y la delegación de paz de las FARC para resolver posibles situaciones de tensión, además de la creación de una "comisión de apoyo para la distensión del conflicto" con presencia en zonas donde esté en peligro la tregua.

   Finalmente, solicitaron que las partes adquieran ante la mesa de negociación compromisos como, en el caso de las FARC, cambiar la formación militar en sus escuelas, por formación política y poner fin al reclutamiento en sus filas. Mientras tanto, al Gobierno le pidieron terminar con las campañas para la desmovilización de guerrilleros, no ofrecer recompensas por comandantes insurgentes y la suspensión de los retenes en las áreas rurales.