21 de enero de 2012

Fariñas: el asesinato de Villar ha sido premeditado por el Gobierno cubano

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El activista y periodista cubano Guillermo Fariñas ha hecho un llamamiento este sábado a la comunidad internacional para que "tome cartas en este asunto", tras la muerte del disidente cubano Wilman Villar el pasado jueves después de 50 días en huelga de hambre, en declaraciones realizadas a Europa Press.

   Fariñas ha tildado el fallecimiento de Villar de "asesinato premeditado del Gobierno cubano" y medida adoptada "en venganza por la posición (en auge) de la oposición en la zona oriental y suroriental" de la isla.

   "Es importante tener en cuenta que es hora de que la comunidad internacional tome cartas en el asunto", ha exigido Fariñas. "He pedido a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y (al presidente de Chile, Sebastián) Piñera que denuncie este asesinato. También he pedido al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, que haga una denuncia", ha precisado a Europa Press.

   Asimismo, el activista cubano ha exigido que el Parlamento Europeo "haga una declaración que condene este asesinato" y considera que este asunto debe ser "llevado ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que sea analizado porque ya van cuatro asesinatos en dos años y un mes: el de Orlando Zapata (activista que falleció en similares circunstancias a la de Villar), el de Wilfredo Soto García, el de la antigua líder de las Damas de Blanco Laura Pollán y el de Wilman Villar".

   Pollán falleció el 17 de octubre a causa de dengue tipo 4, lo que, unido al virus respiratorio sincitial (VRS) que padecía --una enfermedad que afecta principalmente a niños y personas mayores inmunodeprimidas--, complicó su situación, tal y como informó el último parte médico facilitado antes del deceso, pese a lo que la oposición vinculó su fallecimiento con las condiciones en las que estuvo detenida en varias ocasiones.

   Por su parte, Soto murió a causa de "un shock multifactorial por fallo multiorgánico, debido a una pancreatitis", según informó el Gobierno cubano, aunque la oposición afirmó que fue a causa de una paliza por parte de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, los familiares de Soto desmintieron esta versión y confirmaron la información facilitada por el Ejecutivo de Raúl Castro, al tiempo que cargaron contra la disidencia a la que acusaron de utilizar este hecho para su "propaganda contrarrevolucionaria".

   El Gobierno cubano ha esgrimido que Villar engrosó la oposición política una vez que fue encarcelado y ha asegurado que fue internado en prisión por haber agredido a su mujer. La oposición política cubana ha condenado su muerte.