21 de septiembre de 2009

Fiscales EEUU analizan enjuiciar a supuestos organizadores 11-S

Por Jane Sutton

BASE NAVAL EEUU EN BAHIA GUANTANAMO, Cuba (Reuters/EP) - Fiscales federales de Nueva York, Washington y Virginia consideran llevar a juicio a los acusados de organizar los ataques del 11 de septiembre si sus casos son trasladados a cortes civiles estadounidenses, dijo el jefe de fiscales de la corte de crímenes de guerra de Guantánamo.

El Gobierno del presidente Barack Obama dijo la semana pasada que decidirá el 16 de noviembre si enjuicia a los prisioneros de Guantánamo en una renovada versión de los tribunales militares o en cortes civiles.

Los casos de Khalid Sheikh Mohammed, quien se describió como el cerebro detrás de los ataques, y de otros cuatro supuestos conspiradores pertenecientes a Al Qaeda, ya están siendo revisados por los fiscales en cuatro distritos federales, dijo a periodistas el jefe de la corte de Guantánamo, el capitán de la fuerza naval John Murphy.

Los distritos son Washington, los Distritos Sur y Este de Nueva York y el Distrito Este de Virginia, agregó.

"Están trabajando con nosotros en una revisión conjunta de los casos y es nuestra colaboración la que en última instancia va a avanzar en los reportes escritos que van hasta el fiscal general y la Secretaría de Defensa para tomar una decisión", dijo Murphy.

El Gobierno de Obama ha ordenado el cierre del centro de detención en territorio cubano para el 22 de enero y todavía está debatiendo qué hacer con los 226 presos que aloja. Murphy dijo que aún espera enjuiciar a 65 de ellos en tribunales militares.

Algunos ya fueron acusados en cortes federales estadounidenses, pero Murphy no quiso decir cuántos.

Obama considera que las comisiones del Ejército son un foro apropiado para los juicios por terrorismo de los presos de Guantánamo, pero dijo que preferiría enjuiciarlos en cortes federales si fuera posible.

Muchos representantes del Congreso, tanto republicanos como demócratas, han intentado bloquear los esfuerzos por trasladar detenidos de Guantánamo a Estados Unidos, donde podrían invocar los derechos constitucionales del país.