9 de marzo de 2009

Francia/México.- Sarkozy expresa su confianza en la justicia mexicana para resolver el caso Cassez

Sarkozy ofrece su apoyo a Calderón en la lucha contra el crimen organizado en México

MÉXICO DF, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, expresó hoy su confianza en la justicia mexicana para resolver el caso de la ciudadana francesa Florence Cassez, detenida en México por su presunta vinculación con el grupo de secuestradores 'Los Zodiacos'.

Sarkozy se reunió este lunes con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, en el marco de una visita oficial de Estado que comenzó ayer. El caso de Cassez fue uno de los temas relevantes que discutieron ambos presidentes durante su encuentro en el Palacio Nacional, informó el diario 'El Universal'.

El mandatario francés insistió en afirmar que respeta las instituciones mexicanas, pero pidió a Calderón que también confíe en la justicia francesa y que entienda su postura como jefe de Estado al defender a sus ciudadanos en otros países.

Calderón y Sarkozy informaron en rueda de prensa conjunta la creación de un "grupo de trabajo jurídico franco-mexicano", encabezado por los Ministerios de Asuntos Exteriores de ambas naciones para que analice la posible extradición de Cassez, quien pide no ser sometida a la justicia mexicana.

"Se dará tres semanas para encontrar una solución que permita preservar los intereses de la justicia mexicana, de la justicia francesa, los intereses de las víctimas y el derecho de cada uno", dijo Sarkozy en declaraciones citadas por la emisora France Info.

Cassez, quien cumple una condena de 60 años de cárcel en la capital mexicana por un delito de secuestro, ha dicho que no cree en la justicia de ese país. A este respecto, Calderón aclaró este lunes que "nadie en México, independientemente de su condición social económica o nacionalidad, puede sustraerse del cumplimiento de la ley".

El presidente mexicano expresó su preocupación por las "reservas" mencionadas por Francia respecto al Tratado de Estrasburgo, que permite repatriar a un extranjero que es sentenciado en una nación que haya suscrito el acuerdo. Pero Sarkozy aseguró que si estuviese en el lugar de Calderón procedería a la extradición.

Para Calderón no se trata de un asunto político o diplomático, sino de un caso que tiene que ver con el cumplimiento de la ley ante un delito tan perseguido en ese país como el secuestro.

Algunas ONG, como México Unido Contra la Delincuencia y el Movimiento Blanco, han pedido al Gobierno mexicano que no extradite a la ciudadana francesa.

APOYO A CALDERÓN

Otro de los temas mencionados en el encuentro privado fue el crimen organizado. Al respecto, Sarkozy ofreció su apoyo a México en la lucha contra la violencia promovida por el narcotráfico, que el año pasado dejó más de 5.600 muertos.

"Hoy me quiero orientar hacia el futuro. Necesitamos un México actor, como gran país emergente. Y quisiera insistir hoy diciendo hasta qué punto apoyamos su valeroso y determinado combate emprendido contra el crimen organizado", dijo.

Sarkozy manifestó su satisfacción por realizar esta primera visita de Estado a México junto con su esposa, Carla Bruni, y agradeció a Calderón "la hospitalidad que le han brindado" desde su llegada el pasado domingo.

"Estoy especialmente feliz por reunirme con usted (Calderón) nuevamente, y quiero recalcar la perfecta unión que nuestros dos países viven", manifestó el presidente galo.

Asimismo, insistió en que la "democracia mexicana quiere trabajar por la paz en el mundo y la República Francesa también", y aclaró que los ciudadanos de ambos países "no esperan discursos sino hechos y resultados".