15 de julio de 2009

Fujimori deja hospital y vuelve a reclusión

LIMA (Reuters/EP) - El ex presidente peruano Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por cargos de abusos a los derechos humanos, regresó a su centro de reclusión tras ser sometido a exámenes en un hospital al sufrir un cuadro de presión arterial alta, dijeron el martes fuentes médicas y cercanas al ex mandatario.

La salud de Fujimori, quien cumplirá 71 años a fines de julio, se había deteriorado pero se estabilizó y podría acudir el miércoles a la audiencia de su segundo juicio público por cargos de peculado, afirmó a Reuters su portavoz Carlos Raffo.

El mandatario ingresó la noche del lunes al Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) tras lucir cansado y por momentos dormido en el proceso por la entrega de una millonaria indemnización a su ex jefe de Inteligencia, Vladimiro Montesinos.

"Se le subió la presión a niveles altos de 19/11, por eso es que se suspendió dos veces su juicio. Su salud es delicada porque no está respondiendo a los anti hipertensivos", había dicho más temprano Alejandro Aguinaga, médico de cabecera de Fujimori.

En noviembre del año pasado, un reporte del INEN dijo que Fujimori tenía "un alto riesgo" de desarrollar una trombosis venosa o coágulos sanguíneos por una hipertensión arterial.

La trombosis se produce cuando un coágulo obstruye una vena e impide la circulación normal de la sangre, lo que genera dolor e inflamación y puede ser letal si éstos llegan al corazón o los pulmones. "Puede darle hasta un derrame cerebral", advirtió Aguinaga.

En el INEN Fujimori también fue sometido a otras pruebas para examinar una operación de hace un año en la que le extirparon una lesión en su boca de naturaleza cancerígena.

En una breve intervención, Fujimori aceptó el lunes que entregó 15 millones de dólares a Montesinos como "compensación por tiempo de servicios" en el 2000, pero rechazó la acusación de "peculado y falsedad ideológica" y su defensa busca evitar una condena de ocho años por los cargos.

Con la aceptación de los hechos, se redujo el proceso y el tribunal anunció que podría dictar sentencia el viernes.

Fujimori está recluido en una base policial desde septiembre del 2007, cuando fue extraditado desde Chile acusado de avalar la matanza de 25 personas, entre ellas un niño, durante una guerra entre las fuerzas de seguridad y rebeldes izquierdistas a inicios de su Gobierno en la década de 1990.

El proceso a Fujimori por abusos a los derechos humanos culminó en abril con un fallo histórico, tras 16 meses de juicio con audiencias hasta tres veces por semana.

El ex mandatario, hijo de inmigrantes japoneses, fue destituido por el Congreso en el 2000 luego de un escándalo de corrupción que estalló con la difusión de un video en la que se ve a Montesinos sobornando a un legislador opositor.

En el momento de su destitución Fujimori estaba en Tokio, donde vivió prófugo de la justicia por unos cinco años.

Fujimori tiene pendiente un tercer proceso que agrupa tres acusaciones: la interceptación telefónica ilegal, la compra de un canal de cable y el soborno a legisladores opositores.