24 de enero de 2012

Funes nombra a un militar como jefe de la Policía de El Salvador

SAN SALVADOR, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, ha designado al general retirado Francisco Ramón Salinas Rivera como director de la Policía Nacional Civil para impulsar los nuevos planes de seguridad que buscan poner fin a la delincuencia organizada y la violencia en las calles de esa nación centroamericana.

El nombramiento ha sido calificado por algunos sectores dentro y fuera del gobierno como el inicio de la "militarización de la seguridad pública" en El Salvador, sin embargo, Funes considera que ha sido una decisión acertada ante la crítica situación de violencia que viven los salvadoreños a consecuencia de la delincuencia promovida por las pandillas y el narcotráfico.

Salinas, quien hasta ayer era viceministro de Defensa Nacional, "conoce profundamente su labor y en su interior ha tenido un papel muy destacado, reconocido por los mismos miembros del Gabinete de Seguridad", ha aseverado Funes en declaraciones a los medios.

"Este nombramiento responde a la necesidad de fortalecer la coordinación entre los distintos organismos del gabinete de seguridad y de impulsar el fortalecimiento de la institución policial, su profesionalismo y buen desempeño", ha agregado.

Para evitar problemas legales, el general retirado se ha visto obligado a tramitar su baja ante el alto mando militar salvadoreño, ya que la ley local que establece que el comandante de la Policía Nacional Civil debe ser un civil.

Los cambios en la dirección de la Policía obedecen a una nueva estrategia de seguridad "más contundente" que intenta poner en marcha Funes para frenar la alta tasa de criminalidad que afecta a diario a los salvadoreños que viven tanto en zonas rurales como en las ciudades.

El Salvador es el país más violento del mundo con más de 60 muertes por cada 100.000 habitantes, superando a países como Irak, según un informe de la Secretaría de la Declaración de Ginebra sobre Violencia Armada y Desarrollo, una iniciativa diplomática creada en 2006 a instancias del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) divulgado en octubre pasado.

Funes ha tenido que reconocer que "la criminalidad y la violencia provocadas por el crimen organizado y las pandillas están ocasionando luto y dolor a las familias salvadoreñas". Esta realidad "nos obliga a dar una respuesta institucional más contundente que nos permita reducir significativamente los índices de homicidio y extorsiones", ha enfatizado.

El nombramiento no ha sido bien recibido por todos los sectores político, incluyendo algunos dentro el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que desde hace meses vienen fustigando los cambios y las medidas que ha tomado el Ejecutivo con respecto a temas importantes como la criminalidad y la lucha contra las pandillas.

El presidente del Congreso de El Salvador, Sigfrido Reyes, miembro del FMLN, ha asegurado que el nombramiento de Salinas es una "apuesta errada" de Funes porque "confirma que hay una militarización de la seguridad ciudadana". Esta medida "no va a conducir a solucionar los problemas de la seguridad ciudadana y más bien va a complicar el trabajo de la Policía", ha advertido.