17 de septiembre de 2009

Gates aclara que EEUU desplegará barcos con misiles interceptores en una primera fase para defender Europa

WASHINGTON, 17 Sep. (Reuters/EP) -

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, explicó hoy que Estados Unidos desplegará inicialmente barcos provistos del sistema Aegis con interceptores de misiles para ayudar a defender a los aliados europeos y a las fuerzas norteamericanas de amenazas balísticas provenientes de Irán y otros en el marco del nuevo programa de escudo antimisiles.

Según indicó, están en marcha negociaciones con Polonia y República Checa para la instalación, en una fase posterior, de sistemas de intercepción en tierra, algo que podría ocurrir hacia 2015.

Gates indicó que el despliegue de barcos a corto plazo con interceptores SM-3, fabricados por la empresa Raytheon, daría flexibilidad para mover las capacidades de defensa antimisiles estadounidense donde fueran necesarias.

El vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, general del Cuerpo de Marines, James Cartwright, indicó que el Pentágono prevé mantener tres barcos en todo momento en y en los alrededores del Mediterráneo y el mar del Norte para proteger "áreas de interés", sin descartar la posibilidad de "aumentar" el número de barcos en la región en caso necesario.

Una segunda fase del sistema, explicó Gates, implicaría el despliegue de SM-3 actualizados e instalados en tierra hacia 2015. "Ahora tenemos la oportunidad de desplegar nuevos sensores e interceptores en el norte y el sur de Europa que, a corto plazo, puedan prestar cobertura de defensa antimisiles contra amenazas más inmediatas de Irán y otros", indicó.

Por otra parte, en lo que se refiere a Irán, Gates consideró que aún queda espacio para la diplomacia. "Todos estamos preocupados porque Irán esté intentando perder tiempo con nosotros sobre su programa nuclear", admitió el secretario de Defensa.

"Nuestro punto de vista es que todavía hay tiempo para la diplomacia y, podría decir, sanciones para persuadir a los iraníes de que su seguridad se verá reducida por seguir la senda de las armas nucleares", añadió.

Entretanto, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, aclaró que la decisión de abandonar el escudo antimisiles "no tiene que ver con Rusia". Moscú había expresado en todo momento su rechazo al proyecto de Bush.