20 de septiembre de 2009

Gates defiende el pragmatismo del nuevo sistema antimisiles en Europa

WASHINGTON, 20 Sep. (Reuters/EP) -

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, ha defendido el pragmatismo del nuevo sistema antimisiles en Europa y ha rechazado que la nueva protesta, como argumentan los más críticos, sea fruto de una concesión diplomática a Rusia.

En un artículo de opinión publicado hoy por el diario 'The New York Times', Gates ha reiterado que la modificación está basada en los informes de los servicios de inteligencia, en los que se asegura que Irán no dispondrá de misiles de largo alcance antes de 2015.

Además, recuerda que el sistema de misiles anterior, planeado por la Administración del ex presidente George W. Bush (y que establecía la instalación de sistemas de misiles tierra aire y radares en Polonia y la República Checa) tenía por objetivo la defensa ante un eventual ataque de Irán, y no de Rusia, por lo que calificar el nuevo plan como una concesión a Moscú sería "distorsionar la realidad".

"Creo que se trata de una propuesta muy pragmática", indicó Gates, afiliado al Partido Republicano que ocupó la dirección de la CIA durante la presidencia de Bush padre y fue nombrado por Bush hijo como secretario de Defensa.

"Desde que asumí este puesto he caído en la cuenta de que en lo referente a la defensa de misiles algunos sostienen opiniones que limitan con la teología, que observan cualquier cambio de planes o cualquier cancelación de un programa como un abandono o incluso un alejamiento de la fe", señaló. "El objetivo del plan antimisiles es contrarrestar la amenaza de un ataque de misiles de largo alcance desde Irán, no de Rusia", agregó.

Los servicios de inteligencia estadounidenses determinaron como poco probable que Teherán vaya a disponer de este tipo de misiles antes de 2015 o 2020, por lo que el secretario de Defensa decidió cambiar los planes previstos y centrarse en la protección ante un eventual ataque con misiles de corto y medio alcance.

Bajo el nuevo plan de la Administración del presidente norteamericano, Barack Obama, Estados Unidos desplegará barcos con sistemas de intercepción de misiles. En una segunda fase se instalarán dispositivos de defensa en tierra.

Desde que se anunció la nueva medida, Gates ha recibido críticas procedentes del Partido Republicano y de muchos analistas militares, mientras que los demócratas y expertos en control de armas han elogiado el programa.

El senador republicano John McCain, principal representante de su partido en el Comité de Defensa del Senado, tildó de "equivocado" el nuevo plan, al que tachó también como una concesión a Rusia y una derogación de los acuerdos entre Estados Unidos, República Checa y Polonia.