28 de febrero de 2012

El Gobierno argentino ordena la intervención de la empresa Trenes de Buenos Aires

El Gobierno argentino ordena la intervención de la empresa Trenes de Buenos Aires
REUTERS

BUENOS AIRES, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha ordenado este martes la intervención administrativa, técnica y operativa de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), mientras se desarrolla el proceso judicial que esclarecerá las causas del accidente en el que murieron un total de 51 personas y otras 700 resultaron heridas.

   El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y el ministro de Planificación, Julio De Vido, han hecho el anuncio en una rueda de prensa donde explicaron que la intervención será "temporal" por un plazo de 15 o hasta que culmine el proceso judicial, a raíz de "circunstancias graves" ocasionadas por el accidente.

   El objetivo es poder determinar "en qué condiciones se prestan y se prestarán los servicios" en el sistema de trenes capitalino, así como coadyuvar al mejor aseguramiento de los derechos en juego", ha explicado De Vido.

   La intervención apunta a dar "objetividad y transparencia al análisis de lo ocurrido", según ha referido De Vido. "Nunca hay consuelo si no se busca una explicación y no se imparte justicia", ha insistido el ministro.

   Las líneas General Mitre y Sarmiento de la empresa TBA continuarán prestando servicio mientras el Gobierno tenga el control de la empresa, aunque Schiavi no descarta que "quizás habrá menos trenes o puede haber horarios distintos", por lo que ha pedido la colaboración de los usuarios.

   "Hay 300.000 personas que viajan todos los días en tren, a las que posiblemente no podamos llevar a todas como queremos y corresponde, pero serán trasladados en otro medio de transporte", ha asegurado.

   Un total de 51 personas murieron y más de 700 resultaron heridas el pasado miércoles después de que un convoy chocara con el andén de la estación del barrio Once, una de las más concurridas de Buenos Aires. Se estima que a bordo de los trenes viajaban entre 800 y mil personas.