22 de octubre de 2009

El Gobierno desmiente los rumores de dimisión de Lugo



   ASUNCIÓN, 22 Oct. (Reuters/EP) -


   Portavoces del Gobierno de Paraguay desmintieron este jueves la posibilidad de que el presidente del país, Fernando Lugo, dimitiera por el escándalo de compra de tierras en el que está implicado su gobierno y por el secuestro de un conocido ganadero al norte del país.

   El principal partido de la oposición, el Partido Colorado (PC), que ostenta la mayoría en el Congreso, pidió en repetidas ocasiones la dimisión de Lugo y amenazó con impulsar un juicio político en las próximas semanas. "Lugo resultó ser un farsante y un corrupto", dijo el senador del PC Julio César Velázquez.

   El presidente ha sido criticado por su política de seguridad tras el secuestro de un importante ganadero por parte de un grupo de extrema izquierda en la conflictiva región del norte y por la intención de su gabinete de comprar miles de hectáreas, presuntamente sobrevaloradas, para acomerter la reforma agraria prometida durante la campaña electoral.

   En la denuncia por supuesto fraude al Gobierno en la compra de terrenos también están implicados el titular del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y la Tierra (INDERT) y el influyente secretario general de la Presidencia, Miguel López Perito.

   Lugo se defendió argumentando que solo firmó un carta de compromiso para la compra de estas tierras y que nada más conocer las supuestas irregularidades anuló el documento. "El presidente no está implicado en hechos de corrupción, ni en posición de renunciar. Está firme, gobernando el país", dijo a los periodistas el ministro de Justicia, Humberto Blasco.

   Asimismo la oposición pidió que también se depuraran responsabilidades políticas con los funcionarios implicados en el fraude al Gobierno, de quienes sospechan que podrían haber aprobado la compra con pleno conocimiento de la estafa. Por ello, diversos analistas políticos han aconsejado a Lugo que expulse de su administración a estos colaboradores y demuestre así su compromiso en la lucha contra la corrupción.

   "Los sectores opuestos a Lugo no van a dejar pasar esta oportunidad para acusarle de todos los males del país y esto crea un clima de tufo a juicio político", dijo el analista político Alfredo Boccia. En su opinión, el presidente debe dar "mensajes políticos que brinden tranquilidad" lo antes posible.

TENSIÓN CON EL VICEPRESIDENTE

   Los conflictos derivaron en un nuevo rifirrafe con el vicepresidente, Federico Franco, con el que Lugo mantiene una relación tensa, a pesar de ser el representante de la principal fuerza política dentro de la alianza centroizquierdista que lo llevó al poder.

   Franco es líder del Partido Liberal, segunda fuerza política del país y el ala más conservadora de la Alianza Patriótica para el Cambio. Los votos liberales en el Congreso son cruciales para la permanencia de Lugo en el poder.