11 de junio de 2009

Gobierno de Obama presiona para supervisar pagos a ejecutivos

Por Karey Wutkowski y Glenn Somerville

WASHINGTON (Reuters/EP) - El Gobierno estadounidense aceleró el jueves sus esfuerzos por impulsar medidas que vinculen los pagos a ejecutivos de todas las empresas que cotizan en bolsa más estrechamente con su desempeño, pero enfrentó cierto escepticismo de los legisladores.

El miércoles, el Departamento del Tesoro dijo que siete empresas que recibieron dinero del Gobierno para rescatarlas estarán sujetas a una estricta supervisión sobre los pagos de sus principales ejecutivos y otros empleados con sueldos altos.

El Tesoro impulsa una nueva legislación que le dé poderes a la Comisión de Valores (SEC, por su sigla en inglés) para asegurar que los accionistas tengan más incidencia en la fijación de los sueldos de los ejecutivos.

"Aunque el sector financiero ha sido el centro de este tema, creemos que las prácticas de compensaciones deben estar más alineadas con el valor de largo plazo y la administración prudente del riesgo en todas las empresas", dijo el asesor del Tesoro Gene Sperling a la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

Tanto el presidente Barack Obama como el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, han dicho que las prácticas salariales de Wall Street alentaron una excesiva toma de riesgos, sembrando la semilla de la crisis financiera que llevó a Estados Unidos y a muchos otros países del mundo a una recesión.

Los legisladores de los dos principales partidos del país expresaron su incomodidad con lo que consideran una creciente interferencia del Gobierno en los asuntos empresariales.

Sugirieron que una reforma regulatoria y la decisión de dejar caer o sobrevivir a las empresas por sus propios medios, sería preferible a inyectar dinero de los contribuyentes en las empresas con problemas.

"Los límites en las compensaciones a ejecutivos para asegurarse de un riesgo sistémico son un remedio equivocado para lo que probablemente es un problema inexistente", dijo el representante republicano Jeb Hensarling de Texas.

Pero el influyente presidente de la comisión, el representante Barney Frank de Massachusetts, usó una táctica diferente al afirmar que no estaba preocupado por permitirle al Gobierno un papel en el control de los niveles de salarios, aunque dudaba de que algunas de las medidas propuestas funcionen.

Frank no indicó si se opondría a los dos nuevos proyectos del Tesoro.

Un proyecto pretende darle a la SEC la autoridad de requerir a las empresas que le den un voto no vinculante a los accionistas para decidir sobre los paquetes salariales de los ejecutivos más importantes.

Otro busca asegurar que los comités salariales internos -que establecen los niveles de pagos y los beneficios adicionales- de los líderes de las empresas sean más independientes de la gerencia.