10 de noviembre de 2011

Comienza la vista contra el supuesto terrorista de Al Qaeda acusado de atacar el USS Cole

GUANTÁNAMO (CUBA), 10 Nov. (Reuters/EP) -

La vista contra el supuesto terrorista de Al Qaeda Abd al Rahim al Nashiri, acusado de conspirar junto a Al Qaeda para empotrar un bote cargado de explosivos contra el buque estadounidense USS Cole cuando estaba atracado en un puerto de Yemen en el año 2000, ha comenzado este miércoles con la lectura de los cargos por parte del tribunal militar para crímenes de guerra de la base militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba.

Al Nashiri, ciudadano saudí de 46 años de edad, ha aparecido en público por primera vez desde que permanece bajo custodia estadounidense, hace nueve años. El acusado no ha realizado ningún alegato y ha desmentido los cargos que pesan contra él.

Un total de 17 marineros estadounidenses fallecieron y otros 30 resultaron heridos en el ataque. El acusado se enfrenta a la pena de muerte en caso de ser declarado culpable de todos los cargos, que incluyen conspiración, asesinato y perfidia.

Al Nashiri ha permanecido sentado sin grilletes con sus abogados a un lado y guardas de Marina al otro. El juez, James Pohl, le ha preguntado si está satisfecho con sus cuatro abogados civiles y militares, a lo que el acusado ha respondido que sí.

La semana pasada, el Gobierno de Estados Unidos informó de que, independientemente de la decisión del tribunal, éste no tiene autoridad para liberar al presunto conspirador de Al Qaeda hasta que las hostilidades enmarcadas en la 'guerra contra el terror' lleguen a su fin, conflicto que no tiene un marco temporal determinado, por lo que podría suponer su encarcelamiento de por vida.

Los abogados de la defensa han señalado que, en este caso, el juicio contra Al Nashiri es una pantomima, ya que no existen posibilidades reales de suspensión de la pena si es declarado inocente. Por ello, han solicitado al jurado militar que tenga que comunicar personalmente a Al Nashiri que podría ser ejecutado en caso de ser declarado culpable o encarcelado por el resto de su vida si es declarado inocente.

ACUSACIONES DE TORTURA

La vista ha comenzado con los asuntos preliminares, entre los que han destacado los posibles conflictos que podrían presentar los abogados o el juez, lo que podría suponer que Al Nashiri no reciba un juicio justo, y las denuncias de tortura por parte de la defensa.

El acusado fue capturado en Dubai en 2002 y permaneció durante años en prisiones secretas de la CIA en el extranjero, donde el Gobierno estadounidense ha reconocido que llevó a cabo simulaciones de ejecuciones y aplicó la técnica de interrogatorio del ahogamiento simulado, formas de tortura tipificadas como delito por el Derecho Internacional.

Al Nashiri ha afirmado haber realizado confesiones falsas para detener los abusos. "Al torturar a Al Nashiri, Estados Unidos ha perdido toda su autoridad moral para intentar matarle", ha dicho el abogado defensor Richard Kammen.

Kammen ha preguntado al juez si considera que la tortura es un factor atenuante a tener en cuenta para evitar la ejecución de Nashiri incluso en el caso de que sea declarado culpable de todos los cargos. Pohl ha subrayado que esa decisión depende del tribunal y que su opinión al respecto es irrelevante, pero ha agregado que seguirá las normas del tribunal y no permitirá el uso de pruebas obtenidas bajo torturas o tratos degradantes o inhumanos.