21 de junio de 2006

Guantánamo.- El Congreso condena los "reiterados" actos de tortura en Guantánamo y pide cierre de la prisión

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados condenó hoy por unanimidad los "reiterados" actos de tortura en la prisión estadounidense de Guantánamo (sur de Cuba), pidió el cierre de la misma y exigió el respeto de la legalidad internacional y de los Derechos Humanos contra el terrorismo, así como el trato humanitario de los prisioneros.

"El Congreso de los Diputados expresa su condena a los actos de tortura reiterados en la prisión extrajudicial de Guantánamo, solicita el cierre de la misma y exige el respeto a la legalidad internacional, al trato humanitario de los prisioneros y al respeto a los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo", se indicó en el texto pactado por todos los grupos parlamentarios.

La proposición no de ley cuenta con tres puntos en los que se insta al Gobierno a adoptar en el marco de las relaciones bilaterales y multilaterales "todas las actividades necesarias" para solicitar al Gobierno estadounidense a que proceda al cierre del centro de detención, "de modo que sea respetado el derecho internacional mediante la aplicación de la legislación humanitaria internacional a las personas retenidas".

Asimismo, la Cámara Baja pide que se garantice "en el menor plazo de tiempo" un juicio "justo y público" a los detenidos a cargo de un tribunal "competente, independiente e imparcial".

Igualmente, los diputados reclaman al Ejecutivo socialista que "condene una vez más todas las formas de tortura y malos tratos" y solicite a Washington el "pleno respeto" a los Derechos Humanos y civiles en la lucha contra el terrorismo.

Por último, se insta al Gobierno a seguir colaborando en la lucha global contra el terrorismo "desde el respeto al Estado de Derecho y al imperio de la Ley". Este último punto fue la aportación del Partido Popular al mismo.

El líder de IU-ICV en la Cámara Baja, Gaspar Llamazares, advirtió de que si hace cuatro años comenzó un "limbo jurídico", ahora se ha llegado "al infierno de Dante" con el reciente suicidio de tres detenidos en el penal.

En su opinión, la cárcel de Guantánamo es un ejemplo de la lucha antiterrorista "a través de la involución democrática" y tildó la misma de "vergüenza internacional". "No hay acusación, no hay tiempo, no hay juicio y por tanto, no hay esperanza", aseveró Llamazares.

Por su parte, el representante del PP en el debate, Roberto Soravilla, coincidió en que la prisión de Guantánamo es un "limbo jurídico" y un "agujero negro" para la Administración Bush.

"Es un verdadero infierno de cuatro años y seis meses" donde se encuentran más de 750 personas en una situación "insostenible", reconoció Soravilla, quien constató que con los últimos suicidios "se añade tragedia a la tragedia".

Mientras, la diputada Fátima Aburto (PSOE) dejó claro que no se debería hablar de guerra contra el terrorismo, tal y como hace Washington, sino lucha contra este fenómeno y subrayó la necesidad de clasificar a los detenidos como prisioneros de guerra para que de esta forma se puedan acoger a la Convención de Ginebra. "He vivido torturas en primera persona (durante el régimen del general Franco) y todo esto nos debería llenar de horror", confesó Aburto.

(EUROPA PRESS)