27 de noviembre de 2007

Guatemala.- Álvaro Cólom anuncia la construcción de una "democracia con rostro maya" que armonice Guatemala

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente electo de Guatemala, Álvaro Cólom, explicó hoy que su país se enfrenta a "un desafío histórico", que una vez asuma la Presidencia el próximo 14 de enero, abordará con diferentes planes estratégicos encaminados a "armonizar el país" y solucionar la inseguridad, la violencia y la pobreza con una "democracia socialdemócrata con rostro maya".

Cólom anunció que durante su mandato se acometerá una reforma fiscal que es "necesaria" para "garantizar la justicia" social. Estos cambios se producirán en 2009 ya que, indicó que durante el primer año de la legislatura "no habrá subida de impuestos".

"Las reformas fiscales han provocado golpes de Estado y asesinatos en Guatemala", pero en esta ocasión los cambios serán duraderos, de tal manera que se "ofrezca certeza jurídica y legal a las inversiones".

El "primer objetivo" de Cólom --creador y secretario general del partido Unidad nacional de la Esperanza (UNE)-- tras el 14 de enero será "la armonización del país", porque ahora Guatemala "tiene una segunda oportunidad de alcanzar una verdadera democracia". Así lo consideró hoy en Madrid durante un desayuno en Casa de América.

"Por primera vez el área rural decide la Presidencia y el bastión de la capital pasa ahora a un segundo plano" lo que le lleva "al desafío de cumplir con la promesa" de que Guatemala, una sociedad con 23 culturas, pueda "estabilizarse".

Cólom agregó que en su toma de posesión "por primera vez en la historia" del país centroamericano, un presidente electo asumirá el poder con "los 23 bastones de mando" de los pueblos indígenas, lo que interpretó como "un mensaje" de no fallarle a estos pueblos durante cuatro años.

VIOLENCIA, PEOR QUE DURANTE LA GUERRA CIVIL.

El presidente electo reconoció que ahora hay más asesinatos en el país centroamericano que durante la guerra civil por lo que la violencia será "el otro gran reto" de su periodo de gobierno. En ese sentido, consideró "importante" reconocer que existen mafias y la necesidad de que los partidos políticos se depuren y "estén limpios", de la manera que él lo hizo en el UNE.

Avanzó que tiene previsto implantar un "plan de seguridad integral" cuyos efectos deben notarse a partir de cuarto mes de su gobierno y en el octavo mes "se debe tener la seguridad". Por otra parte, en su lucha contra la inseguridad, consideró fundamental realizar una estrategia de combate al narcotráfico junto a Estados Unidos, México, El Salvador y Belice, porque no solo es un problema de Guatemala, sino "global".

En cuanto al sistema jurídico, Cólom dijo que supone un "reto" y que llevará a cabo un "régimen de fortalecimiento del régimen de Justicia" que no es eficiente. Puso como ejemplo la violencia contra la mujer y añadió que durante 2006, de las 476 asesinadas, "sólo dos casos llegaron a sentencia". "La Justicia va de la 'manita' de la recuperación de la seguridad", apostilló.

Por otra parte, aseguró que "el Ejecutivo deber dejar que la Justicia se de y dejar de meter las manos" en ésta, y sostuvo que su Gobierno no obstruirá el poder judicial, el cual "debe ser independiente" ya que todas las violaciones contra los Derechos Humanos han de ser castigadas. "Guatemala será libre en el momento en que la Justicia funcione", opinó.

REFORMAS PARA EL FUTURO.

Otra de las grandes reformas que debe experimentar Guatemala es la reforma de la ley electoral para cambiar el régimen de financiación de los partidos políticos y "que garantice un establecimiento y fortalecimiento de verdaderos partidos políticos y no solo maquinarias electorales". En ese sentido, dijo que la UNE "ha hecho lo que le correspondía" y se convertirá en el primer partido de cobertura nacional ya que espera alcanzar los 250.000 afiliados a mediados de 2008 y, a finales de 2011, llegar al millón de miembros.

La reforma social debe llegar a reformas estructurales para la lucha contra la pobreza en las zonas rurales, que según recordó es el gran compromiso de su campaña electoral. Recordó que Guatemala cuenta con un "51 por ciento de población pobre", y un "15 por ciento de muy pobres".

Desde 1954 no se han producido "prácticamente" avances sociales en Guatemala, pero que el Ejecutivo que él dirigirá "buscará garantizar el acceso a la sanidad y la educación "gratuitas y de calidad, como dicta la Constitución", para lo que impulsará las reformas necesarias en estas áreas.

"Estamos sentando un plan de desarrollo que pueda llegar al campo, a la juventud pobre del área rural para que puedan tener oportunidades económicas de acceso al capital", añadió.

"Todo éxito o fracaso de un país es producto de su historia", señaló y dijo que en el caso de Guatemala persiste en el tiempo un "sistema de discriminación" que alcanza al 60 por ciento de la población, combinado con una "exacerbada riqueza".

Aseguró que el país que dirigirá a partir del próximo mes de enero es el que tiene un mayor número de helicópteros y jets privados per cápita, "pero con uno de los índices de pobreza más altos". "Hay una brecha muy importante que cerrar", opinó.

Guatemala recuperará "el honor con mucha fuerza y cosmovisión maya" mediante la administración de su potencial turístico, agrícola, y empresarial y a través de cuatro grandes líneas de actuación sobre las áreas de solidaridad, gobernabilidad, economía y regiones "para sentar las bases para una Guatemala próspera" y "sin brechas sociales".

Por otra parte, el presidente electo consideró que no es necesaria en este momento una reforma constitucional y por ese motivo no estimó conveniente incluirla en su programa electoral. "No creemos que sea bueno iniciar una Constituyente con una Guatemala tan inestable" y además, pronosticó que su "presencia en el Gobierno va a ser tan revolucionaria" que no es el momento de hacer reformas; "los cambios pueden esperar", señaló. Sin embargo expuso que es prioritario resolver el diferendo territorial con Belice y que eso, posiblemente, supondría un pequeño cambio en la Carta Magna que podría resolverse con una consulta popular.

"Vamos a innovar pacíficamente pero con muchísima firmeza para no perder esa oportunidad", para ver una Guatemala "con la que muchos de ustedes han soñado", finalizó.