5 de noviembre de 2007

Guatemala.- Álvaro Colom se convierte en el presidente electo de Guatemala, según los resultados oficiales

GUATEMALA, 5 Nov. (EP/AP) -

Con un 90 por ciento de las mesas de votación escrutadas, el socialdemócrata Álvaro Colom, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) superaba por 4,8 puntos y más de 120.000 votos al general retirado Otto Pérez Molina, del Partido Patriota (PP), en la segunda ronda de votaciones para elegir al próximo presidente de Guatemala.

Los resultados preliminares indicaron que Colom tenía un 52,4 por ciento de los votos mientras que Pérez Molina había recibido un 47,6 por ciento de los sufragios. Casi la totalidad de los votos de la ciudad capital, donde Pérez es fuerte, están escrutados por lo que no cabe esperar grandes variaciones en la tendencia establecida.

El portavoz del UNE, Fernando Barillas, dijo que esperarán a que el Tribunal Supremo Electoral oficialice la victoria para acudir a la celebración en la sede del partido.

En la votación, que se inició a las 7.00 horas de hoy (14.00 hora española) y cerró las mesas de sufragio a las 18.00 horas (1.00 hora española), participaron menos electores que en la primera ronda del 9 de septiembre. Un total de 5.900.000 guatemaltecos tenían derecho al voto en los sufragios de hoy.

Colom, quien se define como socialdemócrata, basa su plan de gobierno en cuatro ejes fundamentales: la generación de empleos, el combate contra la pobreza, el crecimiento de la producción y la gobernabilidad. Un gobierno de la UNE invertiría más en salud, que es un sector estratégico, ampliaría la cobertura educativa y la construcción de viviendas y promovería la creación de cooperativas para favorecer al pequeño y mediano agricultor, explicó García a Prensa Latina.

En lo que los dos candidatos coinciden es en su oferta de combatir la corrupción y el narcotráfico y en garantizar la seguridad ciudadana.

Los métodos, sin embargo, difieren, pues mientras Colom habla de medidas preventivas y fortalecimiento de la institucionalidad, el discurso de Pérez Molina se basa en la dureza para luchar contra la delincuencia. Pérez Molina propugna medidas de fuerza para resolver los problemas del país, lo cual le ha ganado adeptos entre quienes se sienten agobiados por la creciente violencia, pero también preocupa a varios sectores por el miedo a un posible retorno de la represión militar.