17 de mayo de 2011

Guatemala.- Colom no descarta que exsoldados de élite estén implicados en la matanza de 27 personas en Guatemala

MÉXICO DF, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, no descarta que ex 'kaibiles' --soldados de élite de ese país-- hayan participado junto al cártel mexicano Los Zetas en la matanza de 27 campesinos ocurrida el pasado fin de semana en el departamento guatemalteco de Petén (norte).

Colom cree posible que algunos ex 'kaibiles' hayan adiestrado a Los Zetas en la decapitación de personas, práctica muy habitual de los cárteles de la droga mexicanos. Sin embargo, el mandatario no ofreció más detalles y anunció que en las próximas horas podrían detenerse a más responsables de esta masacre.

"Fue un salvajismo total. En todo el mundo hay estupor. Estamos alentando a la población y tengo esperanzas de que en las próximas 48 horas se hagan capturas importantes", ha dicho Colom en declaraciones a la periodista Carmen Aristegui de la emisora mexicana MVS, recogidas por el diario local 'El Universal'.

Algunos ex 'kaibiles' han sido vinculados con delitos de lesa humanidad, como el caso de Pedro Ríos Pimentel, quien será deportado a Guatemala desde Estados Unidos por su presunta participación la matanza de 150 personas ocurrida en Petén en 1982, según informó la semana pasada la defensa del exmilitar.

Los cuerpos de las 27 víctimas --entre ellas dos mujeres-- aparecieron el fin de semana en una finca en el municipio de La Libertad, en Petén. Las primeras hipótesis apuntan a que la matanza habría sido perpetrada entre el 14 y 15 de mayo por Los Zetas. Tres personas lograron sobrevivir a la masacre y se encuentran bajo protección de las autoridades guatemaltecas.

"Esta pobre gente eran jornaleros. No se encontraron evidencias de armas, sólo eran labriegos que acababan de llegar del oriente (este) del país", ha lamentado Colom.

Guatemala afirma que, de acuerdo a las pruebas que han ido recabando, el objetivo de Los Zetas no eran los campesinos sino Otto Salguero, el dueño de la finca Los Cocos donde fueron asesinados y decapitados los trabajadores, quien se encuentra en paradero desconocido.