17 de enero de 2007

Guatemala.- El ex dictador Ríos Montt anuncia que no se presentará a la presidencia en las elecciones de septiembre

GUATEMALA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ex dictador guatemalteco, Efraín Ríos Montt, anunció el miércoles que no se presentará a la presidencia del citado país centroamericano pero que tiene la certeza de que logrará un escaño como diputado. De conseguir el asiento la solicitud de extradición por cargos de genocidio por la justicia española se vería dificultada.

"Tengo la certeza y la seguridad (de alcanzar una curul en el Congreso)... estamos tomando nombres de personas que de alguna forma podremos proponer a la Presidencia", dijo Ríos Montt en una rueda de prensa en el Legislativo de Guatemala.

Las elecciones presidenciales están previstas para la primera semana de septiembre del presente año. En esos comicios, los guatemaltecos tendrán que elegir además del presidente a los alcaldes y a los diputados.

Ríos Montt ha sido calificado como "el candidato natural" de su partido, el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), aunque la única vez que ese partido llegó al poder fue cuando Alfonso Portillo compitió por la presidencia.

Es previsible que Ríos Montt ocupe la primera casilla del listado nacional de candidatos a diputados, con lo que su elección es segura. El ex dictador indicó además que su deseo para la próxima legislatura es ser el presidente del Congreso. Para lograrlo tendrá que obtener la mayoría parlamentaria o forjar alianzas con otros partidos.

Si Ríos Montt obtiene un escaño como diputado disfrutará del conocido como derecho de antejuicio, lo que dificultaría que la justicia de Guatemala autorice la extradición solicitada por el juez de la Audiencia Nacional española, Santiago Pedraz.

La Audiencia Nacional de ese país busca a Efraín Ríos Montt en relación a una demanda planteada en su contra en 1999 por su compatriota, la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú.

Menchú lo acusó ante la justicia española de genocidio, torturas y terrorismo de Estado. Los delitos se desprenden de las masacres cometidas por el ejército contra los indígenas mayas durante el tiempo que él ocupó la presidencia de facto entre 1982 y 1983.

Desde 1990, Ríos Montt buscó inscribirse como candidato presidencial, pese a un artículo constitucional que prohíbe a ex militares golpistas optar a la presidencia. En 2003 consiguió por fin que la Corte de Constitucionalidad revirtiera fallos anteriores y le permitiera competir por la primera magistratura. En ese tiempo ocupaba la jefatura del Congreso. En las elecciones de ese año logró el tercer puesto.