2 de marzo de 2014

Un magistrado del Supremo muere en un aparente suicidio

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Guatemala César Barrientos Pellecer ha muerto este domingo, tras dispararse en la cabeza, según han informado fuentes familiares y de la investigación policial a los medios de comunicación locales.

   De acuerdo con el informe de la Policía Nacional Civil (PNC), recogido por 'Prensa Libre', Barrientos Pellecer viajaba por San Francisco Zapotitlán cuando pidió al conductor y a su guardaespaldas que se bajaran del vehículo para atender una llamada personal y, una vez atendida su orden, se habría disparado en la cabeza.

   Barrientos Pellecer no habría conseguido acabar con su vida de forma inmediata, por lo que su conductor y guardaespaldas avisaron a los servicios de emergencia, que lo trasladaron al Hospital Nacional de Mazatenango, donde finalmente murió.

   El presidente de la CSJ, José Arturo Sierra, ha confirmado la muerte de Barrientos Pellecer, pero se ha negado a dar detalles, explicando que aún no cuenta con la información suficiente.

   Jorge Andrade, un amigo de la familia del magistrado, ha revelado a la prensa en el Hospital Nacional de Mazatenango que Barrientos Pellecer estaba sufriendo presiones para encubrir casos de corrupción y que ya intentó suicidarse hace meses con un cóctel de medicamentos.

   El hijo del magistrado, César Barrientos Aguirre, está siendo procesado por, supuestamente, tener relaciones sexuales con menores de entre 13 y 17 años de edad. "Soy padre y me preocupa lo que pase con mi hijo, pero también soy un funcionario judicial y creo y respeto la independencia de los jueces", dijo el año pasado.