24 de enero de 2006

Guatemala.- MONUC afirma que 15 atacantes murieron en la emboscada en que fueron abatidos 8 cascos azules guatemaltecos

ROMA, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la Misión de Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUC), el teniente coronel Frédéric Médard, aseguró hoy a la agencia misionera de noticias MISNA que 15 milicianos, probablemente rebeldes ugandeses del Ejército de Resistencia del Señor (LRA), murieron ayer durante la emboscada tendida en el parque de Garamba (noreste) contra un contingente guatemalteco de la ONU, en la que murieron ocho 'cascos azules' de esta nacionalidad.

"Al menos 15 milicianos murieron ayer y tanto sus cuerpos como su armamento están siendo objeto de una verificación formal para su identificación", afirmó el militar. "En estos momentos, la hipótesis más probable es que se trate de elementos del Ejército de Resistencia del Señor", añadió.

"No tenemos aún la certeza de que sean milicianos del LRA, pero hay fuertes sospechas", confirmó por su parte a MISNA el director de la división de información pública de la MONUC, Kemal Saiki.

Por otra parte, el estado de salud de los cinco militares guatemaltecos heridos en el enfrentamiento ha mejorado. "Los heridos aún se encuentran en el hospital militar II de la MONUC en Bunia (capital del distrito de Ituri) y su estado de salud es muy satisfactorio", precisó el teniente coronel Médard.

Los 'cascos azules' llevaban a cabo desde hacía una decena de días una misión de busca y captura de elementos del LRA en la zona del Alto Uele. El LRA, activo desde 1986 en el norte de Uganda y en el sur de Sudán --donde tenía sus bases de retaguardia--, irrumpió el pasado mes de septiembre, por primera vez, en el noreste de la RDC, al norte de Aba (en el parque de Garamba), tras perder el apoyo de Jartum.

Desde entonces, los combatientes del LRA --acusado por el Tribunal Penal Internacional de gravísimas violaciones de Derechos Humanos contra civiles y de reclutamiento masivo de niños soldados-- han sido vistos al menos en otras dos ocasiones en territorio congoleño, pero ni la MONUC ni el Ejército de la RDC pudieron confirmar estas informaciones.