22 de mayo de 2012

Guatemala.- Ordenan arresta domiciliario contra el exdictador Ríos Montt, acusado de genocidio

CIUDAD DE GUATEMALA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Guatemala ha ordenado el arresto domiciliario del exdictador José Efraín Ríos Montt (1982-1983), quien afronta un nuevo proceso judicial por la masacre de 201 campesinos durante una incursión militar en un pequeño pueblo guatemalteco.

Carol Flores Polanco, jueza primera de Mayor Riesgo, ha pedido a la Policía Nacional Civil vigilar la vivienda de Ríos Montt para evitar que salga sin el debido permiso judicial. Además ha fijado una fianza de 500.000 quetzales (50.600 euros).

La Fiscalía de Guatemala acusa a Ríos Montt de haber puesto en marcha estrategias radicales como el Plan Victoria 82, que consistía en aniquilar a los grupos subversivos, sin embargo, muchos civiles habrían muerto en el marco de esta política de Estado denominada "tierra arrasada".

Las investigaciones apuntan a que el exdictador autorizó a los kaibiles --unidad militar de élite-- atacar entre el 6 y 8 de diciembre de 1982 el pueblo de Dos Erres, en el departamento de Petén (norte). Un total de 201 campesinos murieron en este operativo.

La conocida 'masacre de las Dos Erres' está considerada uno de los peores actos contra civiles registrados durante el conflicto armado interno que azotó a esa nación centroamericana entre los años 1960 y 1996, dejando miles de civiles muertos.

Ríos Montt, de 86 años, ha asegurado que "nunca" ordenó al Ejército perpetrar asesinatos contra alguna persona, mucho menos contra civiles. "Yo era el político encargado del Estado, trabajando por crear un espíritu de nación que era completamente diferente a la implicación de las Fuerzas Armadas en contra de la subversión, que quería tomar el poder", ha dicho, según cita el diario local 'Prensa Libre'.

César Calderón, abogado del exdictador, ha pedido que no se vincule a su defendido con estos crímenes porque "él no pidió a los militares que mataran" a los campesinos, por tanto, no se le puede considerar como "el autor de la masacre". "Hay que borrar del ambiente que es un asesino o un monstruo", ha enfatizado.

A mediados del pasado diciembre, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, pidió perdón a las víctimas y aseveró que esta matanza constituye "una vergüenza" para ese país. Esta fue la segunda vez que el Estado reconoció su responsabilidad en estos hechos.

Hasta la fecha, cinco militares han sido condenados a más de seis mil años de prisión por su implicación en este crimen.

Este es el segundo arresto domiciliario que la justicia guatemalteca impone a Ríos Montt, quien también es procesado por la llamada 'masacre de Quiché' en la que murieron decenas de indígenas.