6 de marzo de 2007

Guatemala.-El presidente de Guatemala ordena la depuración de la policía tras el caso de los diputados del PARLACÉN

CIUDAD DE GUATEMALA, 6 Mar. (EP/AP) -

El presidente de Guatemala, Óscar Berger anunció que ha ordenado la depuración de la policía del país tras el incidente en el que cuatro agentes fueron acusados de asesinar a tres diputados salvadoreños de el Parlamento Centroamericano (PARLACEN) y su chófer.

"Vamos a elevar a 10 la cantidad de meses que estudian en la academia así como pedir que como mínimo tengan el grado de bachillerato (12 años de escolaridad)", dijo el ministro de Gobernación Carlos Vielman.

El mandatario emitió un acuerdo gubernamental en que concede 15 días de plazo al ministro para presentar un proyecto de reformas a la ley de la policía. Entre las disposiciones de ese acuerdo está la de reducir el tiempo que toma destituir a un agente que ha sido señalado de cometer delitos.

Berger admitió que la decisión de depurar la policía se produce después de "que miembros de la Policía Nacional Civil se han visto involucrados en actos que afectan el prestigio de la institución".

Las autoridades guatemaltecas se han quejado en varias ocasiones de que los jueces de trabajo reinstalan en sus puestos a los agentes que han sido destituidos, incluso a quienes fueron sorprendidos cometiendo un crimen.

Cuatro agentes de la Dirección de Investigaciones Criminológicas (DINC) fueron asesinados dentro de una cárcel de máxima seguridad, donde habían sido trasladados tras ser acusados de asesinar a los tres diputados salvadoreños del PARLACEN y su chófer, quienes fueron muertos y quemados el 19 de febrero en un camino rural al este de la capital.

Los hechos provocaron un escándalo internacional en que las fuerzas de seguridad guatemaltecas fueron acusadas de albergar escuadrones de la muerte.

El subdirector de la policía y el jefe de la DINC fueron relevados de sus cargos el pasado viernes para que no interfirieran con las investigaciones.