10 de diciembre de 2010

Guatemala.- La primera fiscal mujer de Guatemala se compromete a luchar contra la impunidad

CIUDAD DE GUATEMALA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Claudia Paz y Paz, elegida este jueves como la primera fiscal general de Guatemala, ha expresado su "profundo compromiso" por luchar contra la impunidad en esa nación centroamericana donde casi la totalidad de los crímenes no han sido investigados.

Paz, abogada y activista de Derechos Humanos, fue designada titular del Ministerio Público tras un difícil proceso de selección que comenzó el pasado junio con la destitución del fiscal general anterior en medio de un fuerte escándalo, que motivó además la dimisión del presidente de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), organismo de la ONU.

Después de conocer la decisión del presidente guatemalteco, Álvaro Colom, Paz destacó que una de sus principales preocupaciones son las víctimas de "crímenes graves como los delitos contra la vida, la libertad y la identidad sexual".

Cifras de la CICIG revelan que el 98 por ciento de los crímenes en Guatemala quedan impunes. Ante esta realidad, la nueva fiscal ha subrayado de que esta "batalla" no la puede librar "solo la Fiscalía" debido a que "sus recursos económicos y humanos no son suficientes", por tanto, ha hecho un llamamiento a la sociedad a unirse en esta lucha.

"El Ministerio Público es una institución a donde recurren las víctimas para reclamar un acceso efectivo a la justicia. Soy consciente de que esta promesa no ha sido enteramente cumplida. Esa es mi principal motivación", ha expresado.

Colom, por su parte, ha aclarado que Paz será "una fiscal independiente" y ha asegurado que su labor pasará "a la historia" en Guatemala. "Puede realmente lograr que la impunidad se vaya del país. Hacer que la justicia sea igual para todos, porque su historial así lo confirma", ha destacado.

"Va a hacer un excelente trabajo como fiscal, y la continuidad y avances que hemos tenido con el acompañamiento de la CICIG se va a mantener y a fortalecer", ha señalado Colom.

La Fiscalía General de Guatemala estaba bajo el mando, de forma interina, de María Mejía desde el pasado mes de junio, cuando fue destituido Conrado Reyes, después de que el entonces titular de la CICIG, el jurista español Carlos Castresana, le vinculara con el crimen organizado.

Castresa, por su parte, decidió renunciar poco después del nombramiento de Reyes, alegando que el entonces presidente del Ministerio Público había abierto las puertas a personas involucradas en actividades criminales que habían quedado impunes.

REACCIONES

La designación de Paz como nueva fiscal general para los próximos cuatro años ha sido vista con buenos ojos por otros gobiernos. La embajadora de España en Guatemala, Carmen Díez Orejas, ha indicado que la activista "ha mostrado un firme compromiso con la justicia y eso es motivo de felicitación para todos los guatemaltecos", según declaraciones citadas por la prensa local.

Por su parte, el embajador estadounidense, Stephen Mcfarland, ha resaltado los objetivos planteados por Paz. "Yo sé que es una persona que en su primera declaración esboza un buen plan de trabajo. Qué bueno que se hable del derecho de las víctimas y la lucha contra la impunidad", ha dicho.