18 de enero de 2011

Haití.- Cáritas ayudó a más de 1,5 millones de personas en los tres primeros meses después del terremoto

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La red Cáritas ayudó a más de 1,5 millones de personas durante los tres primeros meses después del terremoto del 12 de enero de 2010, según datos de la organización católica dados a conocer este martes en una rueda de prensa en Madrid.

Las organizaciones de Cáritas por todo el mundo han comprometido 217 millones de euros para ayudar a la reconstrucción del país hasta el próximo mayo, según Natalia Peiró, directora de Cooperación Internacional de Cáritas Española.

Peiró explicó que la organización católica se fijó como prioridad la salud y la alimentación de los haitianos, "aunque no deja de lado la reconstrucción y el diálogo político" para levantar el país caribeño.

Desde Cáritas Española, se ha conseguido ayudar a más de 360.000 personas. La organización católica ha conseguido recaudar 28 millones de euros a través de una campaña para ayudar a Haití, entre donativos privados, empresas privadas, subvenciones, y fondos de Cáritas diocesanas.

Cáritas ha intervenido en todas las áreas de actuación para ayudar a los haitianos con proyectos de reconstrucción de colegios, mejorar la salud y la nutrición de la población o proporcionar refugios y viviendas para los damnificados.

El director de Cáritas en Haití, el sacerdote Serge Chádic, explicó que "hay muchas cosas que se han hecho en Haití, pero la miseria es tan grande que parece que no se ha hecho nada".

Chádic comentó que existe un programa de la organización católica en el país para la reconstrucción y revitalización para los próximos 18 meses de 74 millones de euros. Con esta suma, "se pretende disminuir la vulnerabilidad de la población", declaró el religioso.

El director de Cáritas Haití explicó que se incluyen todos los ámbitos de actuación posibles con dicho programa, como por ejemplo, la construcción de mecanismos para aprovechar el agua de las lluvias para la agricultura y que no se desperdicie en el mar.

Además, también se han llevado a cabo programas de formación para la población trabajadora. "Dar una casa a una familia no es suficiente, hay que ofrecer lo necesario para que la mantenga y puedan vivir", añadió Chádic.

Cáritas desarrollo el programa "dinero por trabajo" con el que se dio empleo a 2.000 haitianos que colaboraron en las labores de reconstrucción. Además, se levantaron 25 escuelas temporales y otras 53 recibieron material para reanudar la docencia.

Chádic explicó que lo primero que hubo que dar a la gente fue alimento. "Si damos salud y casa, el pueblo se va a mover, pero no podrán hacerlo sin comida", denunció. El sacerdote explicó que el 50% de la población del país caribeño sufre de malnutrición.

El director general adjunto de Cáritas Haití, el sacerdote Patrick Aris, explicó que "se debe ayudar al pueblo a conseguir esperanza". "Cáritas hace todo lo posible (...) pero no puede satisfacer todas las necesidades del pueblo", comentó.

POLÍTICA

Sobre la situación política en el país, Chádic denunció que "los dirigentes no querían que el pueblo escogiera a sus dirigentes, éstos no están elegidos por el pueblo". "Aunque el Gobierno no es creíble, el pueblo sí es creíble", declaró ante la falta de llegada de ayudas por parte de la comunidad internacional hasta que no se nombre un Ejecutivo estable.

Aris declaró que no comparte la visión de la Organización de Estados Americanos (OEA), según la cual Haití necesita unas elecciones democráticas y libres, sino que "la población lo que quiere es una vivienda, alimentos, y después vendrán las elecciones".

El director adjunto también habló sobre los problemas de disturbios que existen en el país. En Haití "no hay un clima de violencia, hay una situación de reacción ante una situación insufrible", denunció.

Por su parte, Chádic explicó que "hay mucha violencia, mucha corrupción, pero también muchas personas serias". "Un pueblo que se muere pero quiere vivir necesita medios para poder vivir y por eso pide ayuda a las asociaciones y a la comunidad internacional", comentó.

Sobre la llegada del ex dictador Jean Claude Duvalier, el director de Cáritas en Haití opinó que "todos los ciudadanos haitianos tiene derecho a vivir en su país", aunque no confió en que 'Baby Doc' sea llevado ante la justicia, ya que esta es "muy débil". "El Gobierno puede que haya utilizado la llegada de Duvalier como diversión política", añadió.