12 de mayo de 2015

Hollande, satisfecho con su "histórica" visita a Cuba

La oposición espera "algún gesto" del régimen como la liberación de presos políticos

Hollande, satisfecho con su "histórica" visita a Cuba
GRANMA

PARÍS, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente francés, François Hollande, ha expresado su satisfacción por la "histórica" --y breve-- visita que ha realizado a Cuba en un contexto de especial importancia por las negociaciones con la UE y con Estados Unidos para reintegrar a la isla caribeña en la comunidad internacional.

"Gracias por vuestra hospitalidad", ha dicho el inquilino del Palacio del Elíseo, desde el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, a los periodistas y autoridades que se han trasladado hasta allí, incluido su homólogo cubano, Raúl Castro.

Interrogado por la prensa sobre cómo valora su visita a Cuba, Hollande se ha limitado a destacar que el hecho de que Castro se haya acercado para despedirle personalmente "es una muestra de la satisfacción con los resultados", ha citado el diario oficial 'Granma'.

Hollande sale así de Cuba con más pompa con la que llegó el pasado domingo, cuando fue recibido de madrugada por el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, sin que aún estuvieran cerrados los encuentros con los hermanos Castro.

Nada más pisar suelo cubano, el presidente francés se mostró consciente de que la suya era una visita "histórica", aunque no solo por el más de medio siglo transcurrido desde que otro jefe de Estado galo desembarcara en la isla.

"Vamos a participar en la apertura de Cuba al mundo", proclamó, avanzando ya al régimen 'castrista' que "con Francia van a disponer de un aliado fiel" en este camino de vuelta hacia la integración en el hemisferio occidental.

Como primera prueba de esta nueva amistad, el jefe del socialismo francés pidió la "anulación" del embargo financiero, económico y comercial que Estados Unidos impuso a Cuba en 1962. Para que "la apertura" del país pueda ser una realidad es necesario suprimir "las medidas que perjudican a su desarrollo", argumentó.

Para la segunda prueba, Hollande destacó que venía "como representante de un miembro fundador de la Unión Europea". "Es Europa también la que está presente hoy", subrayó, en medio de las negociaciones para acabar con la llamada Posición Común.

CARA A CARA CON LOS CASTRO

A pesar de que apenas ha pasado 48 horas en Cuba, el presidente francés se ha sumado al reducido club de líderes internacionales que se han entrevistado con el ex presidente cubano Fidel Castro y con su sucesor en el cargo.

La delegación gala consiguió cerrar un encuentro con Raúl en el que abordaron las relaciones bilaterales y "las amplias potencialidades existentes para su continuo desarrollo en diferentes sectores", todo ello en un tono "muy positivo" y "cordial", de acuerdo con la prensa cubana.

Poco después, se reunía con Fidel. "Tenía ante mí un hombre que hizo historia", dijo visiblemente abrumado, confesando que quería aprovechar ese momento porque forma parte "de la historia de Cuba y de la historia del mundo".

Fidel, por su parte, contó a Hollande que uno de los primeros textos que leyó cuando empezó sus estudios de Bachillerato fue "un extenso libro sobre la Revolución Francesa". "Aunque entonces no conocía siquiera el complejo mundo que estaba detrás de las ciencias históricas", apostilló.

Al margen del halo trascendental de este cara a cara, ambos líderes aprovecharon para abordar algunos temas de la agenda internacional e intercambiaron impresiones sobre sus complejidades y retos, en un clima "cordial" y "amistoso".

"ALGÚN GESTO" AL MUNDO

Aunque se desconoce el contenido específico de las conversaciones entre Hollande y los Castro, desde la disidencia interna han confiado en que el francés haya conseguido arrancar al cubano "algún gesto" para contentar "al mundo libre".

"Creemos que pueda haber algunos pequeños beneficios para la nación cubana en general de esos encuentros por esa característica que tiene el régimen de conceder cosas mínimas, pero de lo fundamental --derechos y libertades-- no se va a obtener nada", ha vaticinado el jefe de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, a Europa Press.

Ferrer ha enmarcado esta posible concesión del Gobierno cubano en su actual "desespero por tener amigos en Occidente". "Solo hay que recordar las palabras de que (el presidente estadounidense) Barack Obama 'es un hombre honrado' ¡Con lo que han criticado al capital norteamericano!", ha enfatizado.

El presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y de Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, ha confesado que no espera "resultados espectaculares". "No porque Hollande no quiera, sino por la casi absoluta falta de disposición de la familia gobernante en Cuba a hacer las urgentes reformas que necesita el país", ha explicado.

"Pero algún gesto por parte del Gobierno cabe esperar", ha considerado. En concreto, Sánchez ha valorado la posibilidad de que haya excarcelaciones porque "durante años (el 'castrismo') ha acostumbrado a regalar presos políticos".

"Así, si Francia levanta el tema de los presos políticos, lo lógico es que la respuesta sea positiva, aunque (los resultados de estas hipotéticas negociaciones) no se verán de un día para otro", ha puntualizado.

Interrogado sobre si ha habido intercambios entre la CCDHRN y Francia sobre este tema, ha aclarado que no ha recibido ningún aviso en este sentido pero que "la diplomacia francesa está bien informada" sobre los presos políticos que deberían ser liberados: los de mayor duración, ya que "algunos llevan más de 20 años entre rejas".

Para leer más